Leopoldo marechal. relato de un exilio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2691 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Leopoldo Marechal. Relato de un exilio
Mónica Bueno y Miguel Taroncher
Leopoldo Marechal . Maestro. Monte Egmont 80. Así lo presenta el Indice de la Tabla de Expositores de la Exposición de la Actual Poesía Argentina (1922-1927) y así se presenta él: “ La naturaleza de mis trabajos de ahora me coloca en la vanguardia literariadel país” y agrega con irónica composición de la figura de autor: “No siendo boxeador, ni habiendo intervenido ninguna provincia argentina, mi vida carece de episodios interesantes”. Los episodios de interés vendrán después y tendrán que ver con intervenciones políticas, exilios.
Marechal es uno de los “nuevos poetas de Buenos Aires” . Èl lo reconoce. El dispositivo de lo nuevo permiteredefinir, nombrar otra vez e inaugurar diseños futuros y definirse poeta: “Todo está bien, ya soy un poco dios/en esta soledad, / con este orgullo de hombre que ha tendido a las cosas/ una ballesta de palabras”. Un dios conjurante de las cosas y de los nombres de las cosas, un dios que convoca una tierra “que amasan potros de cinco años”, joven y futura. Borges lo llamó criollismo y a Marechal le vienebien el mote porque en las huellas de lo viejo surge las maneras de lo nuevo. Nadie puede dudar de la identidad de esta tierra habitada por potros, el poeta sabe de su futuro:
En una tierra impúber desnudarás tu canto
Junto al arroyo de las tardes
Tú sabes algún signo para pedir la lluvia
Y has encontrado yerbas que hacen soñar.

El diseño, a un tiempobucólico y utópico, define los rasgos de una biografía personal y las huellas de una narración social. La tierra y el poeta se encaminarán juntos hacia un nuevo tiempo. Borges lo entiende de esta manera y lo dice en su reseña en Martín Fierro, titulada“Días como flechas”. Así lo entiende y así lo celebra: “Días como flechas son el veinticinco de mayo más espontáneo de nuestra poesìa”. Ya unpoco más arriba había dicho: “Este libro añade días y noches a la realidad. No se surte de ellos en el recuerdo, los inventa”.
Dos notas distintivas tendrá toda su poesía, notas que se vislumbran ya en sus primeros libros: la arquitectura compleja y minuciosa de cada poema y el diseño de un espacio, a veces mitológico, otras utópico, pero siempre ideal. El poema representa ese lugar, como unamónada leibniziana que existe porque la mirada del poeta lo ve, que es futuro pero tiene un origen y una clave que lo distingue. A veces, ese lugar se llamará “patria” o será “un país junto al mar” y el poeta, extranjero o caminante, negará las formas del pasado; mostrará su precariedad y será indulgente:
“La Patria es un dolor /que aun no tiene bautismo/ sobre tu carne pesa lo que un reciénnacido”.

El poeta narra la patria, la presiente y la ontologiza: el escritor se hace nacionalista católico, primero, y luego peronista. Los Poemas Australes de 1937 dibujan una geografía monádica, los Epitafios Australes de 1948 muestran sus habitantes heroicos y puros. El Canto a San Martín de 1950, escrito por pedido oficial, encuentra en la historia la primera definición amorosa de la patria. Si lanación es un artefacto cultural, “una comunidad política imaginada como inherentemente limitada y soberana” según Benedict Anderson, la patria es un ideologema fuerte que sostiene esa arquitectura.. Es sabido que, en general, las canciones populares de la independencia de cualquier país tiene en el nombre de la patria el dispositivo de origen de la nación. Basta revisar la primera gauchesca paraencontrar en el vuelo libre de la palabra patria, el origen de la forma nacional. Los diseños de nación de los nacionalismos más extremos respetan rigurosamente las marcas emblemáticas de la patria.
El joven vanguardista tiene un programa “criollista” que es fundante de un lugar por venir, que ve en el presente las siluetas inciertas de lo aún no acontecido. El poeta sabe de la patria,...
tracking img