Libro del profeta miqueas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1028 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LIBRO DEL PROFETA MIQUEAS

El profeta Miqueas, era de Judá. Nació en Moreset, al oeste de Hebrón . Pueblo a orillas de la llanura por donde pasaban todos los ejércitos de Asiria o Egipto. Actúo en los reinados de Ajaz y Ezequías, es decir, entre la toma de Samaria ( 721 a.C.) y, quizás, la invasión de Senaquerib (701 a.C.). En el último cuarto del siglo VIII a.C. Fue, pues, en parte,contemporáneo de Oseas y, por más tiempo, de Isaías. Vivió un tiempo de guerra cruel. Vió desatarse la guerra entre el Reino del Norte y el Reino del Sur, con 120.000 muertos en el Reino del Sur ( 2 crónicas 28:6) sin mencionar las víctimas del reino del Norte. Después Asiria, una gran potencia militar de su época aplasta el reino del Norte , sólo un milagro pudo evitar que estos mismos ejércitosentraran en Jerusalén ( 2 crónicas 22)
Su nombre en Hebreo, significa “¿ Quien es como Dios?”, fue un nombre común en el siglo IX también en el ambiente profético. (cf 1Re 22).
Nada sabemos de la vida de Miqueas, ni cómo fue llamado por Yahvé. Un día Dios lo llamó y le dio fuerza ,justicia y valentía, para que fuera a denunciar los pecados de Israel. Pero tenía una conciencia viva de su vocaciónprofética, y por eso, a diferencia de los que fueron solo parcialmente inspirados, anuncia con seguridad la desdicha, 2 6-11; 3 5-8. Es portador de la Palabra de Dios y ésta es, ante todo, una condena. Yahvé pone pleito a su pueblo, 1 2; y lo encuentra culpable de cometer pecados religiosos, sobretodo morales y el profeta fustiga a los ricos acaparadores, a los acreedores despiadados, a loscomerciantes fraudulentos, a las familias divididas, a los sacerdotes, a los profetas codiciosos, a los jefes tiranos y a los jueces venales. Dichas actividades ahora se iban infiltrando hacia el sur, hacía Judá. De tal manera que Miqueas se refirió a Jerusalen como “lugar alto” , nombre común que se le daba al lugar de adoración a dioses paganos( Miqueas 1:5), predicando así que el juicio que cayósobre el Reino del Norte caería ahora sobre Judá por causa de su desobediencia a Dios. Es lo contrario de lo que Yahvé exigía: “practicar la equidad, amar la piedad y caminar humildemente con tu Dios” 6 8s, fórmula admirable que resume las exigencias espirituales de los profetas, esto recuerda, sobre todo a Oseas. Habló en nombre de un Dios que nadie amaba y denunció con suma violencia lasinjusticias que se cometían por todas partes. Como Isaías, al condenar la sociedad en que vivía, anunció la prosperidad que Yahvé reservaba a Jerusalén en tiempos futuros.
Algunas de las palabras que Miqueas dirigió al pueblo de Israél, cuya ruina era inminente , fueron más tarde modificadas para adaptarlas a la situación de Jerusalén y del Reino de Judá, cuando estos pasaron por una crisis semejante.El castigo está decidido: en medio de una catástrofe mundial, 1 3-4, vendrá Yahvé a juzgar y castigar a su pueblo, se anuncia la ruina de Samaría, 1 6-7, la de las ciudades de la Tierra Baja, donde vive Miqueas , 1 8-15, y la misma Jerusalén, que se convertirá en un montón de escombros, 3 12.
Sin embargo, no todo el libro de Miqueas es juicio y castigo. Miqueas ve una luz en las tinieblas,percibió un majestuoso Dios que gobierna sobre todo suceso, que castigó a su pueblo solo para purificarlo y restaurarlo . También formuló algunas de las más francas predicciones de destrucción que hay en la Biblia, e hizo unas de las más claras predicciones sobre Jesús, el mesías, el libertador que vendría a salvar a Israel. El profeta conserva una esperanza, 7 7. Vuelve a la doctrina delResto, esbozada por Amós, y anuncia el nacimiento en Efratá del Rey pacífico que apacentará el rebaño de Yahvé, 5 1-5.
“Tu, enemiga mía, no te alegres de mí, porque aunque caí, me levantaré, aunque more en Tinieblas, Yahvé será mi luz” Miqueas 7 8.

La influencia de Miqueas fue duradera: los contemporáneos de Jeremías conocían y citaban un oráculo contra Jerusalén, Jr 26-18. El Nuevo Testamento...
tracking img