Libro estado de sitio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 336 (83922 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 9 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
COMPRA ELECTRÓNICA DEPÓSITO ANTCIPADO, $79.80, FACTURADO A MAGD870520UW6 SR. DIEGO A MARTÍNEZ, LIBROS ELECTRONICOS SA. DE CV. GRACIAS POR SU COMPRA

AGRADECIMIENTOS Queremos agradecer a Jeff Rovin por sus creativas ideas y su invalorable ayuda en la preparación del manuscrito. Agradecemos también la colaboración de Martin H. Greenberg, Larry Segriff, Robert Youdelman, Esq. y la maravillosagente de Penguin Putnam Inc., incluyendo a Phyllis Grann, David Shanks y Tom Colgan. Como siempre, queremos agradecerle a Robert Gottlieb de la agencia William Morris, nuestro agente y amigo, sin el cual este libro jamás hubiera sido concebido. Pero sobre todas las cosas, es tarea de ustedes, nuestros lectores, determinar el éxito de nuestro emprendimiento colectivo.

7

Naciones Unidas—Ayer, elConsejo de Seguridad realizó los toques finales en un requerimiento escrito para que Irak coopere con los inspectores internacionales de armas; pero no amenazó con usar la fuerza en caso de que Bagdad no accediera. 5 de noviembre de 1998
ASSOCIATED PRESS

9

PRÓLOGO Kampong Thom, Camboya 1993 Murió mientras él la abrazaba bajo una aurora brillante. Sus párpados se cerraron suavemente, undébil aliento surgió de su delicada garganta, y luego se fue. Hang Sary observó el rostro pálido de la joven. Observó el pasto y la tierra en su cabello húmedo y los cortes en la frente y surcándole la nariz. Sintió repugnancia al ver el lápiz labial rojo sobre su boca, el colorete que le había embadurnado la mejilla, y el rimmel gris carbón que le chorreaba desde los ojos hasta las orejas. No eraasí como tenía que ser. Ni siquiera aquí, en una tierra donde el concepto de inocencia era tan extraño como el sueño de paz. Phum Sary no debería haber muerto tan joven, y no debería haber muerto así. Nadie debería morir así, tendido en un ventoso campo de arroz, con su sangre tiñendo el agua fresca de un rojo barroso. Pero al menos Phum había muerto sabiendo quién era el que la sostenía en susbrazos. Al menos no murió como probablemente había vivido la mayor parte de su vida, sola y desprotegida. Y aunque la búsqueda que Hang nunca había llegado a abandonar ahora había terminado, supo que otra estaba por comenzar. Hang tenía las rodillas levantadas y en su regazo yacía la cabeza de su hermana. Tocó levemente la fría punta de su nariz, la fina línea de su mandíbula, la boca redonda. Una bocaque solía estar siempre sonriente, más allá de lo que Phum estuviera haciendo. La muchacha parecía tan pequeña y frágil. Levantó sus brazos del agua y se los puso sobre la cintura del ajustado vestido de lamé azul. La atrajo un poco más hacia sí. Se preguntó si alguien la habría abrazado así en diez años. ¿Su vida había sido siempre tan horrible? ¿Finalmente se había hartado y había decidido queera preferible morir? La cara alargada de Hang se tensó al pensar en la vida de su hermana. Después estalló en lágrimas. ¿Cómo pudo haber estado tan cerca y no saberlo? Él y Ty habían estado en el pueblo, de incóg11

nito, durante casi una semana. ¿Podría alguna vez perdonarse por no haberla visto a tiempo para salvarla? La pobre Ty iba a estar inconsolable cuando se enterara de quién setrataba. Ty había estado haciendo un reconocimiento de campo, intentando averiguar quién estaba detrás de todo aquello. Le había enviado un radiomensaje a Hang para avisarle que aparentemente una de las mujeres había tratado de escapar poco después del amanecer, cuando cambió la guardia. La persiguieron y le dispararon. Phum había recibido la bala en un costado. Debía haber corrido y después caminado,hasta que ya no pudo moverse. Después debía haberse tendido allí a mirar el menguante cielo nocturno. De niña, Phum solía mirar mucho el cielo. Hang se preguntó si aquel cielo, los recuerdos de un tiempo mejor, le habrían proporcionado a su hermana menor un poco de paz en el final. El joven deslizó sus dedos temblorosos por el cabello largo y negro de su hermana. A lo lejos oyó chapoteos. Debía...
tracking img