Libro primero sobre el bien humano en general

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 39 (9735 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
�ndice de �tica nicomaquea de Arist�teles Presentaci�n de Chantal L�pez y Omar Cort�s Libro Segundo Biblioteca Virtual Antorcha

LIBRO PRIMERO

Sobre el bien humano en general

I

Todo arte y toda investigaci�n cient�fica, as� como toda acci�n y toda elecci�n, parecen tender a alg�n bien; por eso se ha definido con raz�n el bien como aquello a lo que todas las cosas aspiran. Con todo,resulta patente cierta diferencia entre los fines de las artes y los de las ciencias, pues mientras que algunos no pasan de ser s�lo acciones, otros, adem�s de la acci�n, dejan un producto; y en las artes en que a la acci�n sigue un producto, �ste es, l�gicamente, m�s valioso que la acci�n misma. Y como, en efecto, son muchas las acciones y las artes y ciencias, los fines ser�n, en consecuencia,muchos. Por ejemplo, el fin de la medicina es la salud; el de la construcci�n naval, el nav�o; el de la estrategia, la victoria; el de la econom�a, la riqueza. Pero cuando algunas de las ciencias y artes est�n subordinadas a alguna ciencia pr�ctica espec�fica, los fines de �sta son preferibles a los de aquellas que le est�n sujetas, pues es en funci�n de dichos fines que se organizan los dem�s. V�ase,por ejemplo, c�mo la fabricaci�n de los frenos y todos los av�os necesarios para el arreo de caballos est� subordinada al arte de la equitaci�n, y �ste a su vez, junto con las actividades militares, est� sometido a la estrategia. En relaci�n con esto no tiene mayor importancia que el fin de las acciones consista meramente en la misma actividad o en otra cosa adem�s de ella, como en las cienciasmencionadas.

II

Si, pues, existe un fin de nuestros actos buscado por s� mismo, y las dem�s cosas por causa de �l; y si es cierto tambi�n que no siempre lo que elegimos est� determinado por otra cosa (de ser as�, el proceso proseguir�a infinitamente, y nuestro anhelo ser�a est�ril y miserable), entonces est� claro que ese fin �ltimo no s�lo ser� el bien sino lo mejor. En relaci�n con nuestravida, el conocimiento de este bien ser� por ende muy importante, y consider�ndolo, como los arqueros el blanco, acertaremos en el objetivo. Si esto es as�, debemos intentar precisar, aunque sea esquem�ticamente, cu�l es ese bien y de qu� ciencia te�rica o pr�ctica depende. En este sentido, todo parece indicar que este bien es competencia de la ciencia soberana, esto es, la ciencia pol�tica, m�sque todas las ciencias arquitect�nicas. Porque, en efecto, la ciencia pol�tica determina cu�les son las ciencias necesarias en las ciudades, y cu�les las que cada ciudadano debe aprender y hasta d�nde, siendo evidencia de esto el que las facultades m�s preciadas, como la estrategia, la econom�a dom�stica y la ret�rica, le est�n subordinadas. Y puesto que la pol�tica se sirve de las dem�s cienciaspr�cticas y determina lo que debe hacerse y lo que no, entonces resulta que su fin se impone a los de todas las otras ciencias, constituy�ndose en el bien humano por excelencia. Porque aunque este bien sea el mismo para el individuo y para la ciudad, es mucho mayor y m�s perfecta la gesti�n y la salvaguarda del bien de la ciudad, siendo cosa deseable hacer el bien a uno solo, pero mucho m�s bella ym�s divina procurarlo para el pueblo y las ciudades.

A esto tiende nuestra presente exploraci�n, incluida de alguna manera entre las disciplinas pol�ticas.

III

El resultado de nuestra investigaci�n quedar� claro si explicamos, satisfactoriamente, tanto como ella lo permite, la materia que nos proponemos tratar. En efecto, no debemos pretender el mismo rigor en todos los conceptos, como no sebusca tampoco la misma precisi�n en la fabricaci�n de todos los objetos. Las cosas buenas y justas de que se ocupa la ciencia pol�tica presentan tanta diversidad y desviaciones que parecen existir por pura convenci�n m�s que por naturaleza. y, por su parte, similar incertidumbre presentan los bienes particulares a causa de los perjuicios que para muchos implican, como quienes mueren por su...
tracking img