Literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6388 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Balmaceda y la Conciencia de Clase.

“¿Y hoy los siervos donde están?
Unos duermen todavía
En la muerta galería
Que una noche lleno el mar.”
Samuel Lillo, La mina abandonada.
Introducción:
La poesía popular nos invita a no perder de vista el escenario histórico. Desde los ojos de las clases populares, se puede armar el rompecabezas de la historia, y dar pasos para construirnuestra identidad, lejos de las apuestas “ahistóricas”[1], imputas desde la pluma de la oligarquía, que buscan la homogenización del pensamiento del sujeto, en pos de la “Unidad Nacional”.
La mirada popular traspasa lo político, lo económico y lo social instalándose en un sitial privilegiado, no por su condición de observadores de palco, sino más bien, por la posibilidad de sersacudidos- herido- por la realidad, de las cicatrices toma conciencia de sus circunstancia, como sujeto histórico, actor conciente. El poeta, como parte de este grupo social, da cuenta de un sentir popular y masivo. Transforma la imagen en letra, pone de manifiesto la pugna entre lo hegemónico y lo subalterno.
La lira popular de fines del siglo XIX, es el medio, en el cual podemosencontrar datos exactos de cómo, pasando por la figura de Balmaceda, se constituye la conciencia de clase en el pueblo chileno. Esta conciencia se sustenta en lo ético, lo cual emana de lo religioso y se manifiesta en lo político. El latinoamericano, hombre cósmico, a guardado en sus entrañas la espiritualidad de sus orígenes, la cual como una brújula lo mueve, lo lleva al resguardo de lavida/el débil/ lo bueno/lo justo. Es esta espiritualidad (lo religioso), que se manifiesta en lo ético. Lo diferencia de los grupos de poder, quienes supeditan lo espiritual a la moral, la costumbre, la tradición. Si bien la espiritualidad se fusiona y minimiza con lo católico, este acto de sincretismo, no permite un dialogo con lo clerical y conservador, que ha sucumbido frente al poder humano. Unmismo Dios, dos visiones de él. No es extraño entonces ver en la poesía popular el uso de un lenguaje religioso, como reflejo de su conciencia.
A través de el “Canto a lo Humano”[2] o “La Poesía Popular”, el pueblo muestra su arte de poder decir, de tomar la palabra, no sólo la transforma en prosa, la acompaña de ilustraciones que no dan espacio a la marginalidad, colgados en loslugares mas visitados por el pueblo, pápelografos panfletarios[3] y pasquines, enarbolan fondas mercados, plazas, llenos de vida invitan al uso de la palabra. Paseando por el acontecer nacional y a la condición de su existencia. De una forma popular, dan cuenta de la cotidiana marginalidad que trae la “modernidad” eurocentrista.
El uso de la palabra, se mezclan en los diariossátiros, de la época, traen consigo una voz nueva. Un lenguaje sencillo, más bien estético y autónomo. Su fuente lingüística se encuentra en el imaginario y habla popular de los campesinos y los ciudadanos del “bajo pueblo”. Es evidente el uso de la décima “a lo divino y lo humano” en una nueva función cívica, producto de su acervo campesino, que da cuenta de la realidad, la cual ponen entredicho, denunciando a la modernidad exclusivista que permea a la sociedad chilena de fines del siglo XIX. De esta forma lo privado se vuelve público, el malestar se hace voz, no sólo del carácter machista, racista, legalista e inamovible de la Republica, sino también de sus consecuencias, el abuso laboral y social, la pobreza y el hambre, a la indignidad a la que sus cuerpos han sido relegados.En la lira popular se logran identificar varios bardos, una veintena, así, nos encontramos con Bernardino Guajardo, contemporáneo de Balmaceda, uno de los primeros precursores y mas connotados poetas hasta los anónimos, como Juan valiente, el Loro o el futre de tres letras, hasta Juan Bautista Peralta, quien escribirá hasta 1933. Todos ellos poseen, sin duda, una definida...
tracking img