Lo sagrado y lo profano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5377 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCION

Este trabajo es una síntesis del libro de Mircea Eliade titulado "Lo sagrado y lo profano"(edición LABOR, colección "punto omega",1985). He conservado la estructura principal, esto es, los cuatro capítulos de que consta el libro al tiempo que los comentarios serán insertados donde convenga.

Por comparación con la obra de R. Otto, Mircea Eliade sitúa lo que va a ser su visión yesto se basará en una constante clarificación de la antítesis sagrado-profano.

Preliminarmente, M. Eliade hace una aclaración terminológica:
Hierofanía: El acto de manifestación de lo sagrado en la realidad, algo de otro mundo (lo sagrado) que se expresa a través de un soporte material (mundano) que adquiere naturaleza sobrenatural sin dejar de ser lo que es (objetos, "la naturaleza essusceptible de revelarse como sacralidad cósmica"). Así, las sociedades arcaicas solo atienden a la dimensión de lo sagrado por ser lo verdaderamente "real", y todo orbita a su alrededor. Por contraposición, para el hombre moderno, la realidad no posee ningún contenido de sacralidad, ninguna dimensión religiosa en cuanto a su concepción. Podríamos diferenciar "dos situaciones existenciales distintas", yse nos presenta aquí mi antítesis que se expresa, aparte de en la concepción de realidad, que tiene un carácter más general, en la morada humana, en la experiencia del tiempo, en las relaciones con la naturaleza, en ritualismos o comportamientos fisiológicos, alimenticios, sexuales, en el trabajo.

M. Eliade advierte de la pluralidad de concepciones religiosas según su contexto histórico (en loeconómico, lo cultural la organización social, suponemos que asimismo en lo geopolítico) que conllevan distintos ritos y costumbres. El objetivo del autor es, no obstante, poner de manifiesto los aspectos comunes de toda concepción religiosa, incluido la del hombre moderno, que aunque no esté presente en su concepción, perduran comportamientos degradados de origen religioso de una manerasorprendente.

CAPITULO I: EL ESPACIO SAGRADO Y LA SACRALIZACION DEL MUNDO

El espacio sagrado es un espacio "fuerte", cargado de significado religioso, por contraposición al espacio circundante (el mundo) que no tiene entidad propia sino en función del primero, que surge de la necesidad de establecer un punto de apoyo cósmico, un centro del mundo, para de esta forma, "crear" y dar sentido a ladimensión espacial, eliminando el relativismo del espacio profano (que pierde así su relatividad por estar en función del espacio sagrado, que centraliza la realidad, el mundo, dándole sentido sagrado, religioso).

Por contra, el espacio concebido homogéneamente corresponde a una concepción arreligiosa. Lo sagrado no tiene lugar y no marca, pues, un centro alrededor del cual el resto del espacio orbita.Esto es propio del hombre industrial; aunque como el mismo M. Eliade advierte, esta arreligiosidad no es total en el hombre moderno, y persisten costumbres semejantes a las religiosas en su concepción espacial.

¿Cuál es el espacio sagrado y cuál no? El espacio sagrado aparece señalado por medio de signos divinos (teofanías) que el hombre "lee" y entiende (por ejemplo, el morabito que fundóEl-Hemel clavó su bastón para pasar la noche y echó raíces: "Dios quiere que me quede") o por medio de rituales que provocan la teofanía, signo divino, que marca la sacralidad de un lugar (por ejemplo, se suelta una animal, se le caza, y donde se le abate, se erige un altar, y alrededor el pueblo), es decir, del punto de apoyo cósmico, del centro del mundo y de la realidad. Un paralelismo a esto quese da en nuestros días es el del hombre moderno creyente para quien la iglesia de su pueblo o barrio es un espacio que se diferencia del resto del espacio urbano por su carácter sagrado, y por tanto, aparece como lugar de tránsito entre lo profano y lo divino, siendo el umbral de la iglesia la frontera entre ambos mundos.

Así pues, el hombre religioso necesita sentirse en un mundo "real"...
tracking img