Lore zul jin wow

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2059 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Zul’jin, Líder de los Trolls Amani del Bosque

Etíquetas Tags: Lore, Zul'jin

Dieciseis mil años antes de que las primeras hordas de orcos pasaran através del Portal Oscuro y pusieran sitio a la ciudad de Stormwind, en el continente de Azeroth, mucho antes inclusive de que los primeros Kaldorei levantaran su mirada al cielo y los ojos se les iluminasen con la plateada cabellera de Elune,cuando aún las primitivas razas de humanos vagaban nómades en lo que después se conocerían como las Tierras Altas de los Arathi, dos grandes imperios chocaron en una guerra terrible, larga y sangrienta.

Cuenta la leyenda que los Aqir, una pérfida y brutal raza de insectoides gigantes, impulsados por el designio de un asesino y sanguinario dios de los albores de los tiempos, lanzó una mortal cruzadapara eliminar de la faz de la tierra todo aquello que no fuera insecto. Por aquella época, la misma en la cual una prematura y pequeña tribu de humanoides de costumbres nocturnas se asentaron en los bordes un tranquilo lago localizado en los tupidos bosques del norte de Kalimdor, otro imperio fue el único que pudo poner frente a la amenaza y salvaguardar, quizá sin saberlo, el futuro de todas lasrazas del mundo.

Nadie sabe de dónde surgieron los trolls. Los vestigios de sus civilizaciones aún se pueden encontrar en todas partes, desde las heladas e inhóspitas tierras de Northrend, hasta las calurosas selvas de Strangletorn o las arenosas dunas de Tanaris, olvidadas del tiempo. Los trolls han estado aquí desde siempre, desde antes de que el mundo tuviese memoria. Surgieron de loprofundo de las selvas y los bosques, y forjaron un gran imperio, un imperio que está más allá de la imaginación de cualquier mortal.

Por siglos, los ejércitos de los trolls mantuvieron a raya a los Aqir, hasta derrotarlos definitivamente cuando el mundo aún era joven. La paz, sin embargo, no duraría mucho. Después de varias generaciones, cuando aquel continente único que se llama Kalimdor aúnexistía, la ambición desmedida de los Kaldorei por la magia y el poder llevó a la ruina a muchas civilizaciones.

Surgieron pues, de la implosión de aquel lago mágico que llamamos el Pozo de la Eternidad, dos grandes reinos entre los trolls, los Imperios Gemelos. Uno al sur, localizado entre las oscuras selvas de Strangletorn, veneraba a un sanguinario dios, Hakkar el Devorador de Almas, el Que Notiene Rostro, dios de la Sangre y la Peste. Así, Gurubashi, la más fuerte y ancestral de las tribus que surgieron a partir de los Zandalar (la primera de las tribus) lanzó su dominio sobre sus hermanos y elevó una gran ciudad, Zul’Gurub, cuyas pirámides se elevaban para el sacrificio hasta razgar los cielos.

En el otro polo, al norte, Ula-Tek, la diosa de las Serpientes, levantó un altar, donde susdiscípulos pudiesen venerarla y encontrar refugio contra las pretensiones destructivas de Hakkar, y allí, nacieron los primeros médicos-brujos de los trolls, en la Colina Sagrada de Maisara, a las orillas de ese río caudaloso que desemboca en el lago Abassi, llamado el Greenrush, nació Zul’Aman, la capital de los trolls de los bosques.

Separados por el gran cataclismo, los dos imperios, Amaniy Gurubashi, que una vez fueron uno, siguieron caminos distintos. Mientras los poderosos Gurubashi imponían los designios de su sanguinario dios a las otras tribus que habitaban Strangletorn, los Señores de la Guerra Amani, legendarios por su capacidad de lanzar hachas a grandes distancias y partir los árboles con el poder de sus brazos, levantaban el Altar de Ula-Tek y hacían la guerra a susprimos del sur.

No fue sino hasta que un día Ysera, la Dragona Verde, apareció en Zul’Gurub, que fue entonces que los Gurubashi se dieron cuenta de la maldad de su dios. Así pues, le hicieron la guerra, pero no es fácil vencer a un dios. Abatidos, aunque si bien victoriosos, la guerra civil terminó de acabar con la antigua gloria de los Gurubashi, hasta el punto que su historia hoy se cuenta en...
tracking img