Los demonios del eden/ by lidia cacho

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 192 (47940 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 29 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS DEMONIOS DEL EDÉN El poder que protege a la pornografía infantil
©2005, Lydia Cacho DR. 2005, Random House Mondadori, S.A. de C.V. A
v. Homero No. 544, Col. Chapultepec Morales, Del. Miguel Hidalgo, C. P. 11570, México, D. F.
www.randomhousemondadon.com.mx

Queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas por las leyes,la reproducción total o parcial de esta obra cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía, el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares de la misma mediante alquiler o préstamo público.
ISBN: 968-5957-584

Los demonios del Edén, de Lydia Cacho se terminó de imprimir en marzo de 2005 en Litográfica Ingramex, SA. de CV.
Centeno 162-l. Col. Granjas EsmeraldaMéxico, D. F.
Impreso en México / Printed in México
Índice

Introducción
1. Inventando el paraíso
2. El actor principal
3. Armando un rompecabezas
4. Rompiendo el silencio
5. María contra el silencio oficial
6. ¿Defensores o verdugos?
7. ¿Quién es el enemigo?
8. ¿Políticos y explotación sexual?
9. Los hoteleros toman postura
10. El general viaja a Cancún
11. Aparecen los videos
12.La guerra por la justicia
13. Succar aparece en Estados Unidos
14. Fugitivo mexicano
15. Desenterrando viejos huesos
16. La complicidad de los medios
17. Autoridades en guerra: PGR versus PGJE
18. Las voces acalladas
19. Descubriendo complicidades
20. De un caso local aun caso global
21. Viejas amistades
22. Protegidos por Wall Street
23. La tecnología también trabaja para lapornografía
24. Ni monstruo ni bestia: hombre de poder
25. Succar leyó Lolita
26. El juicio en Cancún
27. Turismo sexual
28. Después de la tormenta
29. Siguen apareciendo víctimas
30. El juicio de extradición
31. Si Succar Kuri no es extraditado queda una esperanza
Epílogo
Introducción

Escribir o leer un libro sobre el abuso y comercio de menores no es fácil ni agradable. Sin embargo, resultamás peligroso guardar silencio sobre el fenómeno. Ante la muda complicidad de la sociedad y el Estado, miles de niñas y niños son víctimas de comerciantes que los convierten en objetos sexuales de millones de hombres que encuentran en el abuso sexual infantil y en la pornografía un deleite personal sin cuestionamientos éticos.

Ésta no es la historia de un viejo sucio que descubre que le gustatener sexo con niñas de incluso cinco años de edad. Si bien los fragmentos narrados por las víctimas son profundamente dolorosos, la valentía y claridad de los testigos y especialistas nos permiten ver la luz al final del camino y ahondar en las implicaciones de la inacción ante la violencia y la explotación sexual.

Aquí mostramos el sustento cultural de la misoginia y el intrincado tejido que unea un abusador sexual con el crimen organizado, bajo el cobijo de la impunidad y la corrupción policíaca. Vemos cómo los poderosos extienden sus brazos allende las fronteras, para intentar acallar las voces de denuncia que develan las redes de complicidad criminal. Tal complicidad, aunada a la falta de protección policíaca y el tenor a sus victimarios, provoca que miles de víctimas de delitosviolentos en México se retracten de sus denuncias, o bien, por no callar sean asesinadas.

El reto del periodismo es recontar historias humanas para comprender mejor el mundo que nos rodea. Los demonios del Edén cumple ese propósito: poner de manifiesto el mundo de las sombras al que a diario, y sin saberlo, se enfrentan cientos de madres, padres e infantes que jamás creyeron que podrían caer en lasgarras de un pederasta, un experto en pornografía o un violador.

Con base en una rigurosa investigación periodística se expone una historia que aún no llega a su fin. Dado que el caso del pederasta Jean Succar Kuri sigue en proceso para llegar a juicio por los delitos federales de pornografía infantil y abuso sexual de menores, evitamos en lo posible dañar las investigaciones judiciales....
tracking img