Los fantasmas de los arboles

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (341 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fantasmas de los arboles
¿Entrando a la selva? Respeta el lugar y no “hables duro”. No te recuestes en cualquier lado que desees. No digas los nombres de tus amigos. Rompe estos tabús tradicionalesy espíritus ocultos podrían causar estragos en ti - por ejemplo, una “voz” podría imitar el nombre de tu acompañante y llevarlo a extraviarse muy lejos del camino.
O podrías terminar en unadimensión oculta, quizás incluso conocer un agradable viejo que te invita a una fabulosa “mansión” en la selva aledaña a las quebradas, Si una hermosa mujer rubia con un manto blanco te invita a conocer sucasa, huye y no hables, podrías quedar ciego, sordo y mudo. abc.

Leyendas de las quebradas Los pobladores de la zona de Turgua hablan con frecuencia de encantos o espíritus que viven en las aguas delas quebradas, que provocan la desaparición de los que intentan bañarse solos en sus aguas. Otra leyenda cuenta que en tiempos muy remotos, "cuando los budares eran de piedra", los habitantes de Turguay Quintana construían sus casas a orillas de la quebrada, pero una creciente se llevó todas las casas y desde entonces, la gente hizo sus casas en las zonas altas. Turgua está a más de 40 minutos deLa Plaza El Hatillo las familias que viven en Turgua y en las zonas aledañas como Puerta Negra, Gavilán, La Mata, San Andrés, La Hoyadita y Requena debían trasladarse hasta Baruta para comunicarse conel mundo exterior. Leyenda de las dos comadres de piedra. En Turgua Se cuenta que un Viernes Santo dos mujeres comenzaron a pelear en la quebrada de Jesús por un jabón. Primero las mujeres segritaron, luego se maldijeron, hasta que comenzaron a empujarse y a jalarse los cabellos. De repente, sintieron una violenta sacudida y cuando asustadas quisieron separarse, no pudieron hacerlo ya que seconvirtieron poco a poco en piedra. Esta historia, reservada en la antigua tradición oral Hatillana, refleja claramente una moraleja: los días religiosos deben respetarse conservando un comportamiento...
tracking img