Maat jugamos?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 175 (43505 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿ER3Z c0n5c13n+3 d3l mUnd0 3n 3l qU3 v1v35?. ¿E5+áZ dOm35+1c4d0?. ¿D3 qUé l4d0 35+á5?. |_0Z |\|30lUd15+4Z p0d3m0Z m05+r4r+3 3l fU+UR0 pR353n+3. V3n. @hoR4. Y4. |V|447: l00k1n6 (f0R) yA

¿Jugamos?
Juan José 'Peco' San Martín

A mis chicas

­ 3 ­

Derechos
Obra licenciada bajo: Creative   Commons   Reconocimiento   ­   Compartir   bajo   la   misma licencia 2.5 España.http://creativecommons.org/licenses/by­sa/2.5/es/

Madrid «Marta Ballesteros volaba escaleras abajo. Y si alguien ha  visto alguna vez a una madre yendo a buscar a su hijo, sabrá  que cuando digo volar, lo digo casi de forma literal. Desde   su   despacho   como   secretaria   de   dirección   del  Ministerio de Información, había cuatro ascensores para llegar a la planta baja. Sí, cuatro enormes bloques de metal dedicados  a transportar gente verticalmente. Otro día podemos hablar de  las conversaciones que se viven dentro de uno de esos aparatos.  ¿Por   qué   motivo   cuando   entramos   nos   enmudecemos  mágicamente? ¿Quién fue el gracioso que decidió incluir  un  gran espejo en el que nos da vergüenza mirarnos cuando hay  más gente y parece puesto ahí para que suframos doblemente? (por nosotros y por nuestra imagen). En   cualquier   caso,   Marta   había   preferido   las   escaleras.  Digamos que ahí era ella quien controlaba la velocidad... como  cuando uno prefiere caminar hasta la siguiente parada en vez  de esperar a que llegue el autobús; pensándolo bien, no se gana  tiempo, el autobús tardará lo mismo en llegar al destino. Marta era una mujer joven para su puesto (y para volar por las escaleras) y eso era un claro signo de capacidad que todos  sus compañeros sabían entender. Pero si su juventud resaltaba  en algún momento, era cuando se enteraban de que era madre.  Una gran madre. El niño sobre el que giraba toda su vida se llamaba Felipe.  Un crío que aunque ese día cumplía cinco años, era a todas  luces muy maduro para su edad. Precoz que dicen algunos.Esa mañana, habían quedado en que irían de compras juntos.  Marta lo pasaría a buscar por el cole y lo llevaría a diferentes  ­ 5 ­

tiendas... de ropa. Creo que esto es más que suficiente para explicar el carácter  de Felipe. ¿A qué chavalín de esa edad le gusta ir a comprar  ropa?   ¡¿Y   justamente   el   día   de   su   cumpleaños?!   Pero   la  cuestión   es   que   Felipe   no   solamente   aceptó   la  proposición­ sugerencia­directiva de su madre, sino que lo hizo con la mejor  de   las   sonrisas.   Realmente   para   él   era   toda   una   fiesta,   ¡su  madre lo iría a buscar al cole! Marta   resopló  en  el   rellano  de  la   planta  baja   y  encaró   la  salida. Había llamado a un taxi que debería estar esperándola  en la puerta. Y así fue, ahora había que rezar porque el tráfico fuera benevolente y el taxista... mudo. Bueno, el tema es que finalmente Marta llegó a la puerta del  colegio  justo   a tiempo.  Felipe,  con su mochila  a la espalda,  salía por la puerta con toda la expectación del mundo reflejada  en sus enormes ojos verdes. Un primor de niño dirían ellas. Se vieron al instante, se acercaron, se besaron, ella lo volvió felicitar (ya lo había hecho al despertarlo por la mañana) y lo  abrazó   muy   fuerte.   Naturalmente,   reprimió   el   tirarle   de   las  orejas en público, aunque le hubiese encantado. Se cogieron de  la  mano   y   segundos después ya estaban caminando  hacia  la  zona de las tiendas. La idea inicial que habían conversado durante el desayuno  era comprar un pantalón y de paso, ver si encontraban algo más que fuera bien a juego. Felipe estaba contento con la idea, pero  todavía   no   sabía   que   el   “algo   más”   que   tenía   en   mente   su  madre lo irían a buscar a una juguetería inmensa del centro. La   primera   parada   era   el   pantalón,   con   lo   que   ambos   se  dirigieron  a la  pantalonería  o como se llamen los sitios que  venden   pantalones.   Para   ser   exactos,   sería   una ...
tracking img