Mas platon menos prozac

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2101 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 14 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Más Platón y menos Prozac
La filosofía es una afición que existe desde hace mucho tiempo. No me extrañaría que el de filósofo fuera el segundo oficio más antiguo del mundo.

Pasé mi adolescencia entre juegos de ordenador, películas de tiros, bicicletas en verano y tetas y culos impresos. Aquello era la felicidad por definición. Luego empecé la carrera.

Por algún motivo, en aquel momento caíen una profunda crisis existencialista. Probablemente coincidió con el primer examen para el que estudié y en el que me pulieron igualmente. La viva imagen de la impotencia. En algún momento me pregunté lo que todo el mundo se pregunta alguna vez: "¿Por qué yo?". Pero a mí me pegó muy mal.

Pasé mucho tiempo intentando resolver esa pregunta y otras. ¿Por qué a mí?, ¿de dónde venimos?, ¿adóndevamos?, ¿hay gasolineras por el camino? Al final concluí que todo se reducía a una única pregunta: Si estás en lo más profundo del bosque y se te cae el jabón, ¿te puedes agachar a recogerlo?

Hace poco, en mi último regreso a casa, mi padré me pasó un libro: "Más Platón y menos Prozac". Se supone que es un libro de Filosofía aplicada. El título viene de la cantidad de trastornos y síndromesnuevos que se identifican cada año en los Estados Unidos, y por ende, en el mundo. La cosa funciona más o menos así:

Antes, si en el colegio un niño más grande te daba de hostias, tú te ibas a casa y te jodías. Al día siguiente volvías a ir al colegio y el mismo hijo de puta te volvía a trabajar el estómago. Así pasaban los días, hasta que tú dejabas el colegio o dios te hacía caso y al crío ese loatropellaba un camión. Desgraciadamente, lo normal era que tú terminaras la educación básica, dejaras el colegio, y el cabrón que te alegraba los recreos se quedaba repitiendo un curso detrás de otro y de paso cepillándose a la tía más buena del patio. Gracias dios, muchas gracias.

En el siglo XXI, si en el colegio un niño más grande te da de hostias, vuelves a casa y caes en una profundadepresión. Dicen que, así a ojo, hay un huevo de niños deprimidos. Nos ha jodido, claro que hay niños deprimidos. Vas al colegio y te dan de hostias, y por el camino te salen pelos en los huevos y te cambia la voz. Cuando te descuidas resulta que eyaculas, y tienes unos calentones filosóficos que no sabes de dónde vienen ni adónde van. Para colmo las tías ni te miran porque sólo están interesadas porel cabronazo que te parte la cara todos los días, que además a ellas no les hace ni caso o bien les mete mano y al día siguiente se va a la disco con Fulanita. Las niñas también están deprimidas; la adolescencia es una putada. Luego la vida va a peor.

En las últimas décadas, ese niño ya no sólo tiene depresión, sino que sufre el "trastorno del niño que recibe una somanta de hostias diaria". Elrecién bautizado síndrome del niño-puching. Si tus padres van al terapeuta y le dicen que no creen que tengas un "trastorno del niño que recibe una somanta de hostias diaria", el terapeuta les dice que tienen un "trastorno de negación de un trastorno del niño que recibe una somanta de hostias diara". El psiquiatra os receta a todos tres cucharadas de Prozac al día y hala, a tomar por culo. El niñoseguirá recibiendo hostias, pero estará encantado de la vida.

Lo que viene a decir el libro es que ahora todo se soluciona con antidepresivos; que resulta mucho más fácil, cómodo y aséptico tratar los síntomas que afrontar el problema. En estos tiempos que corren todos queremos una solución rápida, un atajo de teclado, y la industria farmacéutica está encantada con el asunto. Unta a lospsiquiatras y éstos te ponen una pastilla bajo la lengua por la mañana y un supositorio en el trasero por la noche. Un negocio redondo. Sólo hay una pega: los problemas siguen sin solucionarse, y además se acumulan.

Si te partes una pierna en dos pero no lo sabes, una aspirina te aliviará de alguna manera los síntomas. Lo ideal será un chute de morfina, y lógicamente estarás encantado de que el...
tracking img