Masculino – femenino y la mujer de paul

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5937 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 18 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
MASCULINO – FEMENINO Y LA MUJER DE PAUL CINE Y LITERATURA
Nicole de MOURGUES Universidad de Rouen

A su nacimiento, hace ahora cerca de cien años, el cine tuvo que hacerse un lugar entre el teatro y la literatura. Inmediatamente mantuvo unas estrechas relaciones con la literatura que le proporcionaba guiones. Es sorprendente que en nuestros días el cine no se haya liberado de la influencia dela literatura que continúa siendo el “depósito” en el que los realizadores extraen aproximadamente el 80% de sus historias. Independientemente del género al que pertenezcan, las obras literarias han sido, y permanecerán siendo para el cine, una importante fuente de inspiración. El número de adaptaciones cinematográficas es claramente superior al número de películas realizadas a partir de guionesoriginales. Algunos autores y algunos textos siempre han sido adaptados y lo seguirán siendo. Entre las novelas más llevadas a la pantalla, podemos citar a Los tres Mosqueteros de A. Dumas y Los Miserables de V. Hugo. A continuación le siguen La Dama de las camelias y Carmen. En lo que a los clásicos se refiere, la palma se la llevan sin duda Hamlet y Fausto. En Normandía somos particularmentesensibles a las adaptaciones de Madame Bovary, dirigidas sucesivamente por J. Renoir, V. Minnelli, C. Chabrol y muy recientemente por Manuel de Oliveira (Le Val Abraham, 1993). En cuanto a la obra de Maupassant, ésta ha inspirado a numerosos realizadores de televisión y cine. La retrospectiva “Maupassant en la pantalla” que se celebró en Fécamp en mayo de 1993 presentó a Bola de sebo (1934) de MikailRomm, Una jornada campestre (1935/1946) de Jean Rendir, Bel-Ami (1947) de Albert Lewin, El Placer (1952) de Max Ophuls, Una Vida (1958) de Alexandre Astral y Masculino-Femenino (1966) de Jean-Luc Godard.
La literatura en general, y cada obra en particular, funciona como una especie de banco de datos en el que el realizador obtiene un conjunto de instrucciones concernientes a los más diversosámbitos: el clima dramático, los datos diegéticos, la temática o el género (Gardies 1993, p. 5)

El realizador no acata obligatoriamente todas esas instrucciones: puede seleccionar algunos elementos y/o añadir otros. Su papel consiste en tratar cinematográficamente ese conjunto de instrucciones. Ahora bien, la escritura fílmica tiene una particularidad que no es la de la escritura literaria. Laescritura fílmica da para leer, ver y oír, y utiliza para ello cinco materias de la expresión. Toda película es entonces el punto de encuentro de varios códigos. A pesar de la irreductibilidad de su escritura, lo que el cine y la literatura tienen en común, es la narrativa proyectada.
“como un conjunto de códigos, de procedimientos y de operaciones, independientes del medio en el que puedenactualizarse, pero cuya presencia en un texto permite reconocer a este último cómo si se tratase de un relato” (Gardies 1992, p. 28)

Lo que quisiera tratar de mostrar es que el relato fílmico de Godard (que “no es el relato de la película” sino “de la película que narra, es decir de la película modelizada mediante la narración” (Gardies 1993, p. 29) ha conservado, a pesar de las múltiples supresiones yañadidos, las células básicas de la narrativa del relato de Maupassant. Expresándolo de otro modo, pienso que Godard con esa película (como con la mayoría de las demás) es mucho más fiel, aunque no lo parezca, al texto que lo ha inspirado. Godard y la literatura Como ha dicho recientemente a Bernard Pívot (con motivo de la emisión Bouillon de culture del 10 de septiembre de 1993), después dehaberlo repetido ya en diferentes entrevistas con J.M. Le Clézio, P. Sollers y M. Duras, Godard ama los libros, aun cuando los tire después de leerlos o si no lee todos los libros que compra. Diga lo que diga, está embebido de literatura y practica más que cualquier otro las citas. Entre los escritores que cita, están (en desorden) Aragon, Céline, García Lorca, Queneau, Poe, Breton, Verne, Faulkner,...
tracking img