Matematicas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 142 (35321 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
NOVELAS CON CORAZÓN
Editado po r HARLEQUIN IBÉRICA, S.A.
Hermosilla, 21
28001 Madrid
© 1998 Penny Jordan. Todos los derechos reservados. UNA NOCHE EN SUS BRAZOS, N° 1051 - 9.6.99 Título original: One Night in his Arms Publicada originalmente por Mills & Boon, Ltd., Londres.
Todos los derechos están reservados incluidos los de reproducción, total o parcial. Esta edición ha sido publicada conpermiso de Harlequin Enterprises II B V. Todos los personajes de este libro son ficticios. Cualquier parecido con alguna persona, viva o muerta, es pura coincidencia. T'° ® Harlequin, logotipo Harlequiny Bianca son marcas registradas por Harlequin Enterprises II BV y Novelas con corazón es marca registrada por Harlequin Enterprises Ltd.
I.S.B.N.: 84-396-7088-5
Depósito legal: B-16682-1999Editor responsable: M. T Villar
Diseño cubierta: María J. Juez
Fotomecánica: PREIMl'RESIN 2000
C/. Matilde Hernández, 34. 28019 Madrid
Impresión y encuadernación: LrTOGRAFÍA ROSÉS, S.A.
C/. Energía, 11. 08850 Gavá (Barcelona)
Fecha impresión Argentina:21.12.99
Distribuidor exclusivo para : M:I.DJES.A.
Distribuidor para México: IN~R' MEX, S.A.
Distribuidores para entina: interior, BERTRAN,S.A.C. Vélez
Sársfield, 1950. Cap. / Buenos Aires y Gran Buenos Aires,
VACCARO SANCiEZ Cía, S.A.
Distribuidor para Chile: DISTRIBUIDORAALFA, S.A.

Una noche en sus brazos
“One night in his arms”
Penny Jordan

Capítulo 1

SEGURO que no hablas en serio...
Sylvie frunció el ceño al ver el resumen que había en la primera hoja del informe que su jefe le acababa de entregar.
Lloyd Kelmer erael típico millonario excéntrico que, por derecho, sólo debería haber existido en los cuentos, como un padrino indulgente y cariñoso, Sylvie pensó. Se lo habían presentado en una fiesta a la que la habían invitado unos conocidos de su hermanastro. Había ido a la fiesta sólo porque en aquel momento se había sentido perdida e insignificante; porque hacía poco que había dejado el colegio y se habíatrasladado a Nueva York. Habían estado hablando y Lloyd le había empezado a contar los traumas y agobios que había tenido que sufrir cuando se encargó de la Fundación que había creado su abuelo.
-Al viejo le gustaban las casas grandes. Yo he salido a él. Mi abuelo tenía una plantación en Carolina y un par de castillos en Francia, un palacio en Venecia... Todo su dinero lo empleaba en comprar yconservar ese tipo de casas. En la actualidad la Fundación posee un buen puñado de ellas.
Sylvie, que siempre había escuchado con interés todo lo que le contaba Lloyd, días más tarde había quedado muy impresionada al recibir, no sólo una llamada por teléfono, sino un trabajo de ayudante personal.
Sylvie había dejado ya de ser una niña. Y tampoco era tan ingenua. Lloyd, que había pasado ya de lossesenta, podría no haberle dejado entrever ninguno de los motivos que había tenido para ponerse en contacto con ella, pero sin embargo, después de haberle dicho que quería tener un poco de tiempo para pensárselo, había llamado a su hermanastro, que vivía en Inglaterra, para pedirle consejo.
Una visita imprevista y breve de Alex y su mujer, Mollie, para hablar con Lloyd y con Sylvie, dio comoresultado que ella aceptase el puesto, una decisión que, doce meses más tarde, se había alegrado de haber tomado, o por lo menos eso era lo que había pensado hasta ese momento.
Su trabajo era variado y fascinante y casi no le dejaba tiempo para respirar, y menos para tener relaciones con miembros del otro sexo. Pero eso era lo que menos le preocupaba a Sylvie. De sus experiencias con el sexo opuestohabía aprendido que ella no era buena juzgando a los hombres. Primero, se había encaprichado de Ran y él la había rechazado de forma humillante. Después, había puesto en peligro a su familia a y ella misma al relacionarse con Wayne.
Wayne y ella nunca habían sido amantes, porque desde el principio se había dado cuenta de
que estaba enganchado a las drogas. Y con la misma fuerza que había tratado...
tracking img