Matrimonio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (416 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El matrimonio es la forma que Dios estableció para dar continuidad a la raza humana. El matrimonio es sagrado para Dios.

"¿Acaso no hizo el Señor un solo ser, que es cuerpo y espíritu? Y ¿por quées uno solo? Porque busca descendencia dada por Dios.] Así que cuídense ustedes en su propio espíritu, y no traicionen a la esposa de su juventud. 16 «Yo aborrezco el divorcio dice el Señor, Dios deIsrael, y al que cubre[4] de violencia sus vestiduras», dice el Señor Todopoderoso. Así que cuídense en su espíritu, y no sean traicioneros. Malaquías 2:15-16

Pero aunque a Dios nunca le agrada eldivorcio, la Biblia nos establece dos razones por las que el divorcio sería aceptable (no agradable, pero aceptable) ante Dios. Estos casos son extremos e idealmente deberían ser extremadamenteraros.

1. Adulterio: Cuando ha ocurrido adulterio, el divorcio se puede obtener, porque el adulterio ya ha roto la relación matrimonial sagrada y el divorcio entonces no viene más que a ser unreconocimiento formal de lo que ya ha ocurrido.

"También fue dicho: "Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta de divorcio". Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa defornicación, hace que ella adultere, y el que se casa con la repudiada, comete adulterio." Mateo 5:31

2. "Privilegio Paulino". El Apóstol Pablo agregó una segunda razón a las enseñanzas de Jesús que seconoce en medios teológicos como el "Privilegio Paulino". Este concepto establece que si un esposo o esposa abandona al esposo o esposa que es un o una creyente, el creyente que es abandonado no estáatado a la relación matrimonial y es "libre" de casarse otra vez.

Es doloroso que el índice de divorcio entre los cristianos profesos, sea casi tan alto como el del mundo incrédulo. La Biblia dejameridianamente claro que Dios odia el divorcio (Malaquías 2:16) y esa reconciliación y perdón deberían ser las marcas de la vida de un creyente (Lucas 11:4; Efesios 4:32). Sin embargo, Dios reconoce...
tracking img