Mensaje sin destino

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (950 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hace medio siglo, cuando Mario Briceño Iragorry, entre afligido e indignado, escribía su obra Mensaje sin Destino, en términos afectados por el escenario en que se desenvolvía el país durante esaépoca; apenas se mostraban las primeras manifestaciones, de lo que llamaría “crisis de pueblo”, pero él, "historiador militante", intuía con preocupación lo por venir. Con un pensamiento patriótico,manifiesta que esta “crisis de pueblo”, es producida por la falta de sentido histórico del pueblo venezolano.
Empieza por constatar la quiebra de nuestra cultura. Observa que el país carece deresponsabilidad. Señala que nos aqueja en demasía la presunción y por ello encuentra que somos una nación anti histórica.
“Si descabezamos nuestra historia, quedaremos reducidos a una corta y accidentadaaventura republicana de ciento cuarenta años, que no nos daría derecho a sentirnos pueblo en la plena atribución histórico-social de la palabra. Y si para esos ciento cuarenta años admitimos laprocedencia de los varios procesos segmentarios, de caída y ascenso, que determinan los cognomentos partidistas de Federación, Fusionismo, Regeneración Reivindicación, Legalismo, Restauración,Rehabilitación y Segunda Independencia, habremos de concluir que lejos de ser una Venezuela en categoría histórica, nuestro país es la simpe superposición cronológica de procesos tribales que no llegaron aobtener la densidad social requerida para el ascenso a nación. Pequeñas Venezuelas que explicarían nuestra tremenda crisis de pueblo. Sobre esta crisis se justifican todas las demás y se explica lamentalidad anárquica que a través de todos los gobiernos ha dado una característica de prueba y de novedad al progreso de la nación. Por ello a diario nos dolemos de ver cómo el país no ha podido realizarnada continuo. En los distintos órdenes del progreso no hemos hecho sino sustituir un fracaso por otro fracaso, para lograr como balance, la certidumbre dolorosa de que nuestra educación, nuestra...
tracking img