Mujeres que ama demasiado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 300 (74979 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CLINICA EL CAMINO, CUERNAVACA MORELOS, MEXICO Calle Libertad # 3 entre Fco. Villa y Emiliano Zapata, Col. Ahuacatitlán Cuernavaca Morelos, C.P.42100
Tel. lada (01 777) 2420856 y (01 777) 1452498 Intervención en crisis las 24 Hrs. Psict. Luis Espinosa Velázquez cel: (044) 777 2190463 Dr. Psict. Marco Antonio Molina Góngora cel: (044) 76262 30065 www.clinicaelcamino.com.mxwww.rehabilitacionelcamino.com

MUJERES QUE AMAN DEMASIADO NORVIN NORWOOD
Indice
Prólogo Prólogo a la nueva edición 1 Amar al hombre que no nos ama 2 Buen sexo en malas relaciones

3 Si sufro por ti, ¿me amarás? 4 La necesidad de ser necesitadas 5 Bailamos? 6 Los hombres que eligen a las mujeres que aman demasiado 7 La Bella y la bestia 8 Cuando una adicción alimenta a otra 9 Morir por amor 10 El camino hacia larecuperación 11 Recuperación e intimidad: cerrar la brecha Apéndice 1 Apéndice 2

Este libro esta dedicado a los programas de Anónimos, con gratitud por el milagro de recuperación que ofrecen

Prólogo
Cuando estar enamorada significa sufrir, estamos amando demasiado. Cuando la mayoría de nuestras conversaciones con amigas íntimas son acerca de él, de sus problemas, sus ideas, sussentimientos, y cuando casi todas nuestras frases comienzan con “el”...estamos amando demasiado. Cuando disculpamos su mal humor, su mal carácter, su indiferencia o sus desaires como problemas debidos a una niñez infeliz y tratamos de convertirnos en su psicoterapeuta, estamos amando demasiado. Cuando leemos un libro de autoayuda y subrayamos todos los pasajes que lo ayudaran a él, estamos amando demasiado.Cuando no nos gustan muchas de sus conductas, valores y características básicas, pero las soportamos en la idea de que, si tan solo fuéramos lo suficientemente atractivas y cariñosas, el querría cambiar por nosotras, estamos amando demasiado. Cuando nuestra relación perjudica nuestro bienestar emocional, e incluso, quizá, nuestra salud e integridad física, sin duda estamos amando demasiado. A pesarde todo el dolor y la insatisfacción que acarrea, amar demasiado es una experiencia tan común para muchas mujeres que casi creemos que así deben ser las relaciones de pareja. La mayoría de nosotras hemos amado demasiado aunque sea una vez, y para muchas de nosotras ha sido un tema recurrente en nuestra vida. Algunas nos hemos obsesionado tanto con nuestra pareja y nuestra relación que apenaspodemos funcionar como personas. En este libro examinaremos a fondo los motivos por los que tantas mujeres, en busaca de alguien que las ame, parecen encontrar inevitablemente parejas nocivas y sin amor. Analizaremos porque también porque, una vez que sabemos que una relación no satisface nuestras necesidades, nos cuesta tanto ponerle fin. Veremos que el amor se convierte en amar demasiado cuandonuestro hombre es inadecuado, desamorado o inaccesible y , sin embargo, no podemos dejarlo; de hecho, lo queremos y lo necesitamos aún más. Llegaremos a entender cómo nuestro deseo de amar, nuestra ansia de amor, nuestro amor mismo, se convierte en adicción. “Adicción” es una palabra que asusta. Evoca imágenes de consumidores de heroína que se clavan agujas en los brazos y llevan una vida obviamenteautodestructiva. No nos agrada la palabra y no deseamos aplicar el concepto a nuestra forma de relacionarnos con los hombres. Pero muchas de nosotras hemos sido “adictas a los hombres”

y, al igual que cualquier otro adicto, necesitamos admitir la seriedad del problema antes de poder empezar a curarnos. Si usted alguna vez se vio obsesionada por un hombre, quizás haya sospechado que la raíz deesta obsesión no era el amor si no el miedo. Quienes amamos en forma obsesiva estamos llenas de miedo: miedo a estar solas, miedo a no ser dignas o ano inspirar cariño, miedo a ser ignoradas, abandonadas o destruidas. Damos nuestro amor con la desesperada ilusión de que el hombre por quien estamos obsesionadas se ocupe de nuestros miedos. En cambio, los miedos—y nuestra obsesión—se profundizan...
tracking img