Nnnnnnnnnn

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (885 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 15 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Este cuento incluido en el libro Ficciones, de Jorge Luis Borges, plantea la idea de un hombre empeñado en soñar a otro hombre y que en definitiva es el sueño de un tercero. Es un claro ejemplo deluniverso borgiano inquietante y escéptico sobre la realidad de las cosas.
Fragmento de “Las ruinas circulares”, de Ficciones.
De Jorge Luis Borges.
El propósito que lo guiaba no era imposible,aunque sí sobrenatural. Quería soñar un hombre: quería soñarlo con integridad minuciosa e imponerlo a la realidad. Ese proyecto mágico había agotado el espacio entero de su alma; si alguien le hubierapreguntado su propio nombre o cualquier rasgo de su vida anterior, no habría acertado a responder. Le convenía el templo inhabitado y despedazado, porque era un mínimo de mundo visible; la cercanía de losleñadores también, porque éstos se encargaban de subvenir a sus necesidades frugales. El arroz y las frutas de su tributo eran pábulo suficiente para su cuerpo, consagrado a la única tarea de dormiry soñar.
Al principio, los sueños eran caóticos; poco después, fueron de naturaleza dialéctica. El forastero se soñaba en el centro de un anfiteatro circular que era de algún modo el temploincendiado: nubes de alumnos taciturnos fatigaban las gradas; las caras de los últimos pendían a muchos siglos de distancia y a una altura estelar, pero eran del todo precisas. El hombre les dictaba leccionesde anatomía, de cosmografía, de magia: los rostros escuchaban con ansiedad y procuraban responder con entendimiento, como si adivinaran la importancia de aquel examen, que redimiría a uno de ellos desu condición de vana apariencia y lo interpolaría en el mundo real. El hombre, en el sueño y en la vigilia, consideraba las respuestas de sus fantasmas, no se dejaba embaucar por los impostores,adivinaba en ciertas perplejidades una inteligencia creciente. Buscaba un alma que mereciera participar en el universo.
A las nueve o diez noches comprendió con alguna amargura que nada podía esperar de...
tracking img