Novela

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 435 (108673 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nora Roberts

[pic]

Al rojo vivo

Para Bruce,
por enseñarme que enamorarse
es la aventura definitiva.

ÍNDICE

Capítulo 1 4
Capítulo 2 22
Capítulo 3 39
Capítulo 4 53
Capítulo 5 67
Capítulo 6 83
Capítulo 7 99
Capítulo 8 113
Capítulo 9 129Capítulo 10 146
Capítulo 11 157
Capítulo 12 171
Capítulo 13 188
Capítulo 14 205
Capítulo 15 218
Capítulo 16 232
RESEÑA BIBLIOGRÁFICA 242

[pic]

Capítulo 1

Corría para salvar la vida. No era la primera vez y esperaba que no fuera la última. En ese momento pasaba por el eleganteescaparate de Tiffany's. La noche era fresca y la lluvia de abril brillaba en las calles y las aceras. Se había levantado una brisa que incluso en Manhattan llevaba el agradable gusto de la primavera. Estaba sudando. Los tenía demasiado cerca.
La Quinta Avenida estaba tranquila, casi desierta a aquellas horas de la noche. Había poco tráfico y la luz de las farolas rompía intermitentemente laoscuridad. No era el lugar idóneo para perderse entre la multitud. Mientras corría por la Cincuenta y tres consideró la posibilidad de meterse en el metro bajo el edificio Tishman, pero si le veían entrar tal vez no volviera a salir.
Doug oyó el chirrido de unos neumáticos a su espalda y giró la esquina de Cartier. Notó la punzada en el antebrazo, oyó el estampido apagado de un disparo consilenciador, pero no aminoró el paso. Casi al instante olió la sangre. Ahora iban muy en serio. Y tenía la sensación de que podían ponerse más serios todavía.
Pero en la calle Cincuenta y dos había gente: algún grupo aquí y allá, unos andando, otros parados. Aquí había ruido: voces altas, música. Sus jadeos pasaban desapercibidos. Se metió detrás de una pelirroja que medía unos quince centímetrosmás que él, con su metro ochenta y dos, y era dos veces más ancha. Oscilaba al ritmo de la música de su estéreo portátil. Era como esconderse detrás de un árbol bajo un vendaval. Doug aprovechó la ocasión para recobrar el aliento y mirarse la herida. Sangraba como un cerdo. Sin pensárselo siquiera, sacó el pañuelo de rayas que llevaba la pelirroja en el bolsillo trasero y se lo ató al brazo. Teníalos dedos muy ligeros y la chica no dejó de bailar un instante.
Era más difícil matar a un hombre a sangre fría en medio de una multitud, decidió. No imposible, pero sí más difícil. Doug siguió andando despacio, entrando y saliendo entre los grupos de gente, con los ojos y las orejas bien abiertos en busca del discreto Lincoln negro.
Cerca de Lexington lo vio detenerse a medio bloque dedistancia. De él salieron tres hombres de traje negro. Todavía no le habían visto, pero no tardarían. Doug escrutó la multitud entre la que se había mezclado, pensando a toda velocidad. El de la chaqueta de cuero negro con las treinta cremalleras le serviría.
—Eh. —Agarró del brazo al chico que tenía al lado—. Te doy cincuenta pavos por la chupa.
El joven de pálido pelo de punta y rostromás pálido aún se lo quitó de encima con una sacudida.
—Vete a la mierda. Es de cuero.
—Cien pavos —masculló Doug. Los tres hombres estaban cada vez más cerca.
Esta vez el chico mostró más interés. Volvió la cara y Doug vio el diminuto buitre que tenía tatuado en la mejilla.
—Doscientos y es tuya.
Doug ya se estaba sacando la cartera.
—Por doscientos quiero también lasgafas.
El chaval se quitó las gafas oscuras de espejo.
—Ahí las tienes.
—Espera, que te ayudo. —Con un rápido movimiento Doug le quitó la chaqueta. Se la puso en cuanto le puso los billetes en la mano, soltando una callada exclamación al notar el dolor en el brazo izquierdo. La chaqueta olía a su anterior dueño, un olor no del todo agradable. Doug se subió la cremallera sin...
tracking img