Obras de esquilo, sofocles y euripides

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5972 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Obra | Personajes | Acción dentro del mito | Acción dentro de la presentación | Escenario | Integración del coro |
Agamenón | Agamenón, rey de ArgosClitemnestra, su esposaEgisto, el adúltero consorte de ClitemnestraCasandra, videnteMensajero o HeraldoAtalayaCoro, formado por ancianos de Argos | Después de 10 años luchando en Troya, Agamenón regresa a la patria. Al Rey lo aguarda su esposaClitemnestra, sedienta de venganza y llena de odio, ya que, una década atrás, cuando las naves aqueas se dirigía a Troya, hicieron escala en la bahía de Aulide, donde la Diosa Artemisa, enojada por un impío sacrificio realizado por Agamenón y su hermano Menelao, privó a la región de vientos propicios para la navegación. Se interroga al adivino Calcas sobre la manera de satisfacer a la Diosa virgen,para que la flota prosiguiera el viaje, la respuesta que tenía que sacrificar a una princesa de sangre real, la hija de Agamenón y Clitemnestra, la bella y piadosa Ifigenia.Artemisa jamás pensó que cumplieran su petición, pues deseaba que los aqueos no llegasen a Troya, pero el corazón de Agamenón se llenó de soberbia y ambición, así que mandó a traer a su hija desde Argos por medio de un engaño:persuadió a Clitemnestra de que su hija contraería matrimonio con el invicto Aquiles.En el instante del sacrificio, Ifigenia maldijo a su padre, y aunque Artemisa no permitió que corriera sangre de la bella doncella trasladándola mágicamente a su bello santuario, Clitemnestra perdió para siempre a su hija favorita.En el Palacio de Argos, Clitemnestra mancillo el lecho nupcial con Egisto, cuyo padrehabía sido asesinado por los atridas. Aquello fue una alianza de odios que sólo esperaba el instante de manifestarse en actos. | El Atalaya está de guardia esperando la señal de la antorcha, la cual señalará la caída de Troya, mandato de Clitemnestra. Se lamenta cuando de repente ve la luz de las antorchas y se emociona que Agamenón volverá, pero se lamenta por las noticias que no deben ser dichas.Llega el coro contando como Menelao y Agamenón van a la guerra armados de mil naves, en eso llega Clitemnestra, le cuestiona sobre lo que sabe del triunfo sobre Troya, ya que todavía tiene dudas, la reina le confirma el triunfo, contándole que el mensaje llegó de las antorchas siendo encendidas como señal de triunfo, una tras otra en carrera hasta ser vistas por el Atalaya, lo cual fue un métodoque ella inventó, pero pide que respeten santuarios de dioses y a la ciudad a su regreso para su sano regreso, el coro entona un himno a Zeus y sigue poniendo en duda l triunfo. Llega el Heraldo alabando haber regresado a Argos y confirmando al coro que el rey ha vencido y merece ser recibido con honores, habla de los desastres de la guerra, entra Clitemnestra diciéndole quela reprendían porconfiar en las antorchas, muy confiad por ser mujer y que su esposo vería al llegar que siempre cuidó el hogar como fiel esposa perra guardiana. El coro pregunta por Menelao, pero el Heraldo no sabe, él y su armada se separaron del resto en un huracán, mas no tiene miedo de su suerte, luego el coro compara a Helena con el león que es criado en el hogar por un hombre, pero al crecer descubre susinstintos y llena la casa de sangre. Entra Agamenón y el coro lo vitorea por su hazaña, diciéndole además que hace 10años cuando puso la flota para rescatar a Helena nadie confiaba en que lograría mandar a su flota, mas ahora llega victorioso de haber cumplido su deber, Agamenón agradece a los Dioses su regreso, que obró Justicia contra la ciudad de Príamo, habla de cómo por una mujer, una ciudad haquedado en ruinas y que ahora entrará en el Palacio para hacer un ritual a los Dioses por permitirle el regreso y las victoria, Clitemnestra habla del amor profesado a su marido a todos, que sufrió cada que le llegaban noticias de la muerte de su esposo, mas fueron mentira, ya que lo tiene presente y a salvo, lloró, pero ahora ya estaba por fin tranquila y pide las alfombras para que Agamenón...
tracking img