Pasion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 42 (10350 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“EROS O EL GOCE DE LA MIRADA”
Por José Martín Martínez
En Alfaro. Eros, Valencia: Edicions Alfons el Magnànim, 1996,
pp. 23-46 (versión en valenciano) y 143-159 (versión en castellano).
I
la belleza: LA MENOS MODERNA DE LAS TAREAS
         El argumento que ordena esta exposición o que pretende, al menos, comunicarle singularidad, gira en torno al Eros. La semántica de este motivo inspiradores amplia y, por supuesto, intenta ofrecer parte de la multiplicidad que tal motivo contiene intensificado, si cabe, por el horizonte vitalista y de goce mediterráneo que puede vincularse, como característica permanente, a la obra de un escultor como Andreu Alfaro. Enunciamos pues, desde el principio, una elección: presentar la obra de un artista desde una perspectiva concreta e invitar a mirarladesde la sugerente significación, tan abierta como probablemente arriesgada, de la idea de Eros, entendida como un espacio dentro del cual se agrupen la pluralidad de asociaciones tanto intelectuales como de inmediata fruición por los sentidos que dicha noción, filosófica pero también artística, ha producido en la cultura occidental. Se trataría, tal vez, de invitar a un recorrido que rememore,en su diversas estancias, un mito platónico que se ha contado con variantes distintas pero siempre con el mismo propósito: vincular el nacimiento del arte, precisamente, con el deseo engendrado en el eros amoroso: en unas será el dedo del artista el que trace la silueta de un bello efebo, cuya sombra se ha proyectado sobre la arena de una playa; en otras, es la hija del alfarero corintio Butadequien dibuja la sombra del amante que la ha abandonado, para que, después, su padre, apiadado de semejante nostalgia, llene ese cerco de sombra con arcilla naciendo así el primer bajorrelieve de la historia. En ambos casos, se estaba fundado algo más: el deseo de la belleza del cuerpo que proyectaba tales sombras. 
         Pues bien: como hemos dichos la exposición parte de esa concreción temáticay transcurre por los diversos modos desde los que se ha asediado ese deseo por parte de un artista de obra aún abierta. Pero no se quiere poner el énfasis en una lectura temática de la escultura o del dibujo amoroso o erótico de Alfaro. Lo que se pretende, más bien, es despertar en la mirada de quien contemple esta selección de obras, el gozo de participar en el mismo deseo y placer que envargaronla mente del artista en el instante de crearlas.
         Para ello se ha desplegado un corpus que muestra el irrenunciable impulso que Alfaro ha manifestado desde el principio de su trayectoria por aludir o interpelar directamente la citada experiencia, intelectual y fruitiva, del Eros. Empezando por las obras que, desde mediados de los años sesenta, se configuran en torno a construccionesmínimas de varilla cuadrada que remitían a experiencias icónicas de naturaleza amorosa (Monument al amor, Adam i Eva). Pero, sobre todo, ejemplificado en las obras que, a partir de los años ochenta, arrancan de la directa referencialidad figurativa que supuso el ciclo de El cos humá. Tal referencialidad se podrá, después, teñir con la desmitificación  irónica, casi caricaturesca, de quien acaba viendoen el ilustrado Goethe a un socarrón seductor como El pollastre de Weimar  que sólo se templará en la serena belleza de Charlotte von Stein. Y se podrá embeber en la plenitud del lúcido y trabajado regreso a lo clásico que estalla en la morbidez sensual de las turgencias femeninas, algo que se consigue sobre el papel pero, sobre todo, con la complicidad de materiales que van del mármol a lasplanchas de hierro: se trata de las Venus, Afroditas  o Les tres Gràcies. Tal imaginería de lo femenino y sensual (concentrado sobre todo en las formas ensayadas en su obra Desig  de 1991) perdura en algunos dibujos y en esculturas realizadas en piedra o mármol que se han realizado expresamente para esta exposición. Finalmente hay un giro inesperado a otra forma del conocimiento del amor: el de la...
tracking img