Paul verlaine

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6029 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
POEMAS PAUL VERLAINE

Digitalizado por http://www.librodot.com

PAUL VERLAINE Poemas

2

SERENATA Como la voz de un muerto que cantara Desde el fondo de su fosa, Amante, escucha subir hasta tu retiro Mi voz agria y falsa. Abre tu alma y tu oído al son De mi mandolina: Para ti he hecho, para ti, esta canción Cruel y zalamera. Cantaré tus ojos de oro y de ónix Puros de toda sombra, Cantaréel Leteo de tu seno, luego el Styx De tus cabellos oscuros. Como la voz de un muerto que cantara Desde el fondo de su fosa, Amante, escucha subir hasta tu retiro Mi voz agria y falsa. Después loare mucho, como conviene, A esta carne bendita Cuyo perfume opulento evoco Las noches de insomnio. Y para acabar cantaré el beso De tu labio rojo Y tu dulzura al martirizarme, ¡Mi ángel, mi gubia! Abre tualma y tu oído al son De mi mandolina: Para ti he hecho, para ti, esta canción Cruel y zalamera.

MI SUEÑO FAMILIAR Tengo a veces un sueño penetrante De una mujer desconocida a la que amo y que me ama Y que no es, cada vez, en absoluto la misma Ni es otra, y me ama y me comprende. Porque ella me comprende, y mi corazón transparente Para ella sola, ¡ay!, cesa de ser un problema Para ella sola, ylos sudores de mi frente pálida Ella sola los sabe refrescar, llorando.

2

Librodot

Poemas ¿Es morena, rubia o pelirroja? Lo ignoro ¿Su nombre? Recuerdo que es dulce y sonoro Como los de los amados que la vida exilia.

Paul Verlaine

3

Su mirada es parecida a la mirada de las estatuas Y, en su voz, lejana, calma y grave, tiene La inflexión de las voces queridas que se han matado. AUNA MUJER A usted, estos versos, por la consoladora gracia De sus ojos grandes donde se ríe y llora un dulce sueño; A su alma pura y buena, a usted Estos versos desde el fondo de mi violenta miseria. Y es que, ¡ay!, la horrible pesadilla que me visita No me da tregua y, va, furiosa, loca, celosa, Multiplicándose como un cortejo de lobos Y se cuelga tras mi sino, que ensangrienta. Oh, sufro, sufroespantosamente, de tal modo Que el primer gemido del hombre Arrojado del Edén es una égloga al lado del mío. Y las penas que usted pueda tener son como Las golondrinas que un cielo al mediodía, Querida, en un bello día de septiembre tibio.

GROTESCOS Sus piernas por toda montura, Por todo bien el oro de sus miradas, Por el camino de las aventuras Marchan harapientos y huraños. El prudente,indignado, los arenga; El tonto compadece a esos locos aventurados; Los niños les sacan la lengua Y las chicas se burlan de ellos. Sin más que odiosos y ridículos, Y maléficos, en efecto, Y tienen el aire, en el crepúsculo, De un mal sueño. Y con sus agrias guitarras, Crispando la mano de los liberados, Canturrean unos aires extraños, Nostálgicos y rebeldes.
3

Librodot

4

Y es, en fin, quesus pupilas Ríe y llora – fastidiosoEl amor de las cosas eternas, ¡Viejos muertos y antiguos dioses! Id, pues, vagabundos sin tregua, Errad, funestos y malditos, A lo largo de los abismos y de las playas Bajo el ojo cerrado de los paraísos. La naturaleza del mundo se aísla Para castigar como es preciso La orgullosa melancolía Que te hace marchar con la frente alta, Y, vengando en ti la blasfemia Deinmensas esperanzas vehementes, Hiere tu frente de anatema EL RUDO GOLPE DE LOS ELEMENTOS Los junios y los diciembres Hielan tu carne hasta los huesos, Y la fiebre invade tus miembros Que se desgarran en los cañaverales. ¡Todo te rechaza y te aflige, y cuando la muerte venga a ti, flaco y frío, tu cadáver Será desdeñado por los lobos! RESIGNACIÓN ¡Muy niño iba soñando en Ko-Hinnor, Suntuosidadpersa y papal, Heliogábalo Y Sardanápalo! ¡Mi deseo creaba bajo los techos de oro, entre los perfumes, al son de las músicas, Uno harenes sin fin, paraísos físicos! Hoy, más sosegado y no menos ardiente, Pero conociendo la vida y la necesidad de doblegarse He debido refrenar mi bella locura, Sin resignarme demasiado, sin embargo, ¡Sea! lo grandioso escapa a mis dientes, pero, ¡quita allá lo amable...
tracking img