Penalizacion del aborto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2833 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PROTEO: DIÁLOGOS DE ÉTICA Y BIOÉTICAç

¿PENALIZACIÓN DEL ABORTO?

JULIANA GONZÁLEZ VALENZUELA

La cuestión relativa al aborto es esencialmente controvertida. La controversia incluso parece desembocar en una insalvable antinomia ‐en el sentido kantiano‐ de las dos argumentaciones encontradas que razonan cada una ilimitadamente, y sin que una pueda triunfar sobre la otra y se pueda llegara un conocimiento radical, definitivo y verdadero. Como se sabe, unos argumentan que el aborto es moralmente inadmisible y jurídicamente penalizable, debido a que representa un homicidio; pues desde el momento de la concepción el embrión ya es, en “esencia”, un ser humano; poseedor, por tanto, del derecho a la vida y toda clase de protección moral y jurídica. Otros razonan, por su parte,defendiendo lo opuesto, que en estadios primitivos del embarazo no se ha desarrollado plenamente un ser humano, definido ante todo como “persona”, y que sólo hasta el momento en que ésta se desarrolla cabe hablar de ser humano. Se trata de determinar entonces cuál sería el momento, científica y filosóficamente comprobado, en que ya se es ser humano. Para esta posición el aborto, aunque no deseable por sí,no es homicidio y su penalización debe ser abolida ante todo por razones de salud pública.

Como es fácil advertir, la antinomia responde en el fondo al hecho de que, en efecto, no está determinado ni científica ni filosófica ni racionalmente que exista un momento en el proceso embrionario en que comience el ser humano, y mucho menos está probado que tal momento sea el de la concepción y,por tanto, que desde entonces el embrión posea estatus ontológico, ético y jurídico de persona humana.

¿Cómo responder a esta disyuntiva? ¿Pueden aportarse argumentos más decisivos fundados en hechos y en razones que, aunque no resuelvan de manera absoluta los disensos, fortalezcan más una u otra posición? ¿Hemos de esperar el avance de la ciencia para probar cuándo se da el inicio real dela persona humana? ¿Qué más pueden aportar la filosofía y las ciencias humanas y sociales en el discernimiento de este problema radical acerca de cuándo existe realmente un “ser humano” en el proceso de gestación biológica?

En cualquier caso, hay que comenzar por reconocer el hecho de la pluralidad de las morales. No existe una moral, la única posible y la única válida. Las morales son, pornecesidad, diversas, como lo son en realidad todos los hechos humanos. En éstos no hay uniformidad, no son homogéneos, unívocos, invariables, sino señaladamente diferentes, y así hay que comprenderlos y asumirlos.

El aceptar la pluralidad es, por los demás, una de las fundamentales exigencias éticas y políticas de nuestro tiempo. Fue en épocas fundamentalistas y oscurantistas cuando inclusose llegó a afirmar, que “Diversidad es uno de los nombres de Satán”. El reconocimiento de la pluralidad y la diversidad representa uno de los pasos históricos, éticos y políticos más decisivos que el ser humano ha dado, y con carácter irreversible.

Éticamente, la pluralidad implica la tolerancia, pero la tolerancia en sentido estricto, que es tolerancia como virtud, fundada en la aperturaal otro y el respeto por su otredad o alteridad y, por tanto, aceptación genuina de la diferencia. Reconocimiento pleno, en fin, de la condición libre del ser humano en su propia humanidad.

Pluralidad, tolerancia, respeto, conducen también a la necesidad de diálogo genuino, de mantener abierta la discusión, el debate, el razonamiento crítico, la búsqueda en común. Se trata, pues, de unaindagación siempre perfectible y dispuesta a escuchar “las razones del otro”. ¿Y cómo aceptar, respetar e, incluso, promover la diferencia, al mismo tiempo que se defiende aquella opción que se juzga verdadera? Esta es justamente la clave de la verdadera tolerancia.

Entre la moral y la ley.
La cuestión del aborto es en principio una cuestión de orden moral. Las razones morales para su...
tracking img