Perez gollan. el jaguar en llamas.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7454 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL JAGUAR EN LLAMAS. LA RELIGIÓN EN EL ANTIGUO NOROESTE ARGENTINO
Pérez Gollán, J. A. En Nueva Historia Argentina. Tomo: Los pueblos originarios y la conquista, Cap. VI, pp. 229-256. Sudamericana. Barcelona.

“Viniendo uno de los lncas a visitar aqueste templo [de la isla del Sol] el demonio en figura de un gato montes corrió por la peña, despidiendo de si mucho fuego, viendo esto el Inca, lavenero más... hizo uno [un edificio] dedicado al Sol. ... Este templo fue el más rico de todos los del Perú, porque como a el concurrían de todo el reino y de todo cuanto a el Inca estaba sujeto". (Fray Antonio Ramos Gavilán. 162 1. Historia del Suntuario de Nuestra Señora de Copacabana.)

I
Si pasarnos revista a los temas que se destacan en los estudios sobre el Noroeste argentinoprehispánico, la religión no es uno de ellos. En los últimos veinte años las distintas orientaciones de la arqueología han considerado prioritarios otros problemas: cronología, secuencias culturales, estrategias adaptativas o la domesticación de la llama. Las razones que justifican estas elecciones son tantas como las preferencias teóricas de los investigadores, pero no debemos pasar por alto el peso det e r mi n a n t e de los factores heurísticos. En opinión de algunos arqueólogos, resulta imposible abordar científicamente los aspectos religiosos de las sociedades desaparecidas, dado que sólo ha llegado hasta nosotros una fragmentaria cultura material. Para otros, en cambio, una alternativa es echar mano de la analogía histórica: formular hipótesis explicativas sobre la base de la documentaciónescrita referida a temas similares a los que estudiamos, pero distantes en el tiempo y en espacio. Se argumenta, y muchas veces no sin razón, que en ocasiones las distancias son muy grandes y hasta insalvables. Veamos qué nos dice sobre la religión indígena de l Noroeste argentino la documentación entre los siglos XVI y XVIII. Tomemos, por ejemplo, las obras de carácter general escritas por jesuitasque se basan en los testimonios orales y los archivos de la orden y que, si bien no dejan de tener una visión apologética de la Compañía, aportan un caudal de información etnográfica confiable. Una de ellas es la Historia de la Provincia del Paraguay de la Compañía de Jesús (Lieja, 1673) del padre Nicolás del Techo, quien al referirse a la labor misionera de los jesuitas Romero y Monroy en el valleCalchaquí expresa: "investigaron los religiosos que dogma profesaba aquella gente, y averiguaron que adoraban al Sol, y su culto consistía en rociar con sangre manojos de plumas colocados en los edificios destinados a templos". Más adelante vuelven sobre el tema: "Consideran al sol como el dios más importante, y al trueno y al relámpago como divinidades menores. Los sepulcros son montones depiedras, y con esto honran a los muertos [...]". Casi ochenta años después, Pedro Lozano escribió la Historia de la Compañía de Jesús en la Provincia del Paraguay (Madrid, 1754-55), donde afirma que los indios calchaquíes "adoraban por Dioses al trueno, y al rayo, á quien tenían dedicadas unas casas pequeñas, en cuya circunferencia interior clavaban unas varas rociadas con sangre de carnero de latierra [llama], y vestidas de plumages de varios colores, á las quales, por persuasión del padre de la mentira, atribuían virtud de darles quanto bueno posseían. No adoraban solas estas deidades en aquellos sus Templos, pues rendían culto también en ellos a otros ídolos, que llamaban Caylles, cuyas Imágenes labradas en láminas de cobre traían consigo, y eran las joyas de su mayor aprecio y assi dichaslaminas, como las varitas emplumadas, las ponian con grandes supersticiones en sus casas, en sus sementeras, y en sus Pueblos, creyendo firmemente, que con estos instrumentos vinculaban á aquellos sitios la felicidad, sobre que decían notables desvarios, y que era imposible se acercarsse por alli la piedra, la langosta, la epidemia, ni otra alguna cosa, que les pudiesse dañar". En la Historia...
tracking img