Platon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7013 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA DE LA FILOSOFÍA · TEXTOS Y COMENTARIOS

1

Platón, Fedón

Fragmentos 74a - 83b

[Reminiscencia e inmortalidad del alma en el Fedón]
—¿Entonces no ocurre que, de acuerdo con todos esos casos, la reminiscencia se origina a partir de cosas semejantes, y en otros casos también de cosas diferentes? —Ocurre. —Así que, cuando uno recuerda algo a partir de objetos semejantes, ¿no esnecesario que experimente, además, esto: que advierta si a tal objeto le falta algo o no en su parecido con aquello a lo que recuerda? —Es necesario. [La preexistencia de las ideas («lo igual en sí»)] —Examina ya –dijo él– si esto es de este modo. Decimos que existe algo igual. No me refiero a un madero igual a otro madero ni a una piedra con otra piedra ni a ninguna cosa de esa clase, sino a algodistinto, que subsiste al margen de todos esos objetos, lo igual en sí mismo. ¿Decimos que eso es algo, o nada? —Lo decimos, ¡por Zeus! –dijo Simmias–, y de manera rotunda. —¿Es que, además, sabemos lo que es? —Desde luego que sí –repuso él. —¿De dónde, entonces, hemos obtenido ese conocimiento? ¿No, por descontado, de las cosas que ahora mismo mencionábamos, de haber visto maderos o piedras oalgunos otros objetos iguales, o a partir de esas cosas lo hemos intuido, siendo diferente a ellas? ¿O no te parece que es algo diferente? Examínalo con este enfoque. ¿Acaso piedras que son iguales y leños que son los mismos no le parecen algunas veces a uno iguales, y a otro no? —En efecto, así pasa. —¿Qué? ¿Las cosas iguales en sí mismas es posible que se te muestren como desiguales, o la igualdadaparecerá como desigualdad? —Nunca jamás, Sócrates. —Por lo tanto, no es lo mismo –dijo él– esas cosas iguales y lo igual en sí. —De ningún modo a mí me lo parece, Sócrates. —Con todo –dijo–, ¿a partir de esas cosas, las iguales, que son diferentes de lo igual en sí, has intuido y captado, sin embargo, el conocimiento de eso? —Acertadísimamente lo dices –dijo. —¿En consecuencia, tanto si essemejante a esas cosas como si es desemejante? —En efecto. —No hay diferencia ninguna –dijo él–. Siempre que al ver un objeto, a partir de su contemplación, intuyas otro, sea semejante o desemejante, es necesario –dijo– que eso sea un proceso de reminiscencia. —Así es, desde luego. —¿Y qué? –dijo él–. ¿Acaso experimentamos algo parecido con respecto a los maderos y a las cosas iguales de que hablábamosahora? ¿Es que no parece que son iguales como lo que es igual por sí, o carecen de algo para ser de igual clase que lo igual en sí, o nada? —Carecen, y de mucho, para ello –respondió. —Por tanto, ¿reconocemos que, cuando uno al ver algo piensa: lo que ahora yo veo pretende ser como algún otro de los objetos reales, pero carece de algo y no consigue ser tal como aquel, sino que resulta inferior,necesariamente el que piensa esto tuvo que haber logrado ver antes aquello a lo que dice que esto se asemeja, y que le resulta inferior? —Necesariamente.

Platón, Fedón

1

historia de la filosofía · teXtos Y CoMeNtarios

—¿Qué, pues? ¿Hemos experimentado también nosotros algo así, o no, con respecto a las cosas iguales y a lo igual en sí? —Por completo. —Conque es necesario que nosotrospreviamente hayamos visto lo igual antes de aquel momento en el que al ver por primera vez las cosas iguales pensamos que todas ellas tienden a ser como lo igual pero que lo son insuficientemente. —Así es. —Pero, además, reconocemos esto: que si lo hemos pensado no es posible pensarlo, sino a partir del hecho de ver o de tocar o de alguna otra percepción de los sentidos. Lo mismo digo de todos ellos.—Porque lo mismo resulta, Sócrates, en relación con lo que quiere aclarar nuestro razonamiento. —Por lo demás, a partir de las percepciones sensibles hay que pensar que todos los datos en nuestros sentidos apuntan a lo que es lo igual, y que son inferiores a ello. ¿O cómo lo decimos? —De ese modo. [La preexistencia del conocimiento] —Por consiguiente, antes de que empezáramos a ver, oír, y...
tracking img