Poblamiento humano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1202 palabras )
  • Descarga(s) : 1
  • Publicado : 10 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El primer poblamiento humano | |
|Contexto cronológico y ambiental de la llegada del hombre a Europa |
|Hay 500.000 años de diferencia entre los restos de Georgia y los encontrados en Guadix-Baza-Orce  |
|[pic] |
|Por J. Agustí: Esdirector del Instituto de Paleontología M. Crusafont de Sabadell y Presidente de la RCMNS |
|(Asociación internacional para el estudio del Neógeno). Su especialidad son los estudios de roedores fósiles, |
|especialmente los arvicólidos. Ha desarrollado gran parte de su trabajo en la Cuenca de Guadix-Baza y |
|actualmente participa en numerosos proyectos internacionales.|
|[pic] |

[pic]
Excavaciones paleantropologicas en Orce
HACE unos 1.8 millones de años, nuestro planeta se vio envuelto en una serie de pulsos climáticos fríos que han sido registrados tanto a nivel de los océanos como a nivel terrestre. Así, diversosanálisis polínicos en el Norte de Europa revelan una nueva extensión de la estepa fría, que acabó con las condiciones climáticas de tipo templado-cálido imperantes en la época del Plioceno superior, hace unos 2 millones de años. Este evento climático ha sido registrado igualmente en las latitudes más bajas del Este africano, en donde se observa un incremento de la aridez, correlativo aldesarrollo de la estepa fría en el continente europeo.
[pic]
Un roedor
Curiosamente, el evento faunístico más importante que acompaña al establecimiento de estas nuevas condiciones fue la dispersión de un roedor, Allophaiomys pliocaenicus, que, desde la cuenca de Guadix-Baza hasta las montañas de Nebraska, pasando por los lejanos territorios de la Siberia oriental, ha sido registrado en todo el dominioholártico. Por tanto, la dispersión casi simultánea (en términos geológicos) de este pequeño roedor constituye un fiel indicador cronológico del principio del Cuaternario a escala continental. Allophaiomys pliocaenicus constituye uno de los primeros eslabones de la cadena evolutiva que lleva hasta nuestros actuales topillos, pequeños roedores excavadores cuya actividad, registrada en forma demontoncillos de tierra que expulsan tras hacer sus galerías, puede seguirse en cualquier punto de nuestras latitudes, desde los parques y jardines de Granada hasta los altos prados del Pirineo y los Alpes. La fauna que Allophaiomys pliocaenicus encontró tras su dispersión desde los dominios de Asia central estaba caracterizada en esos momentos por grandes elefantes de la especie Mammuthusmeridionalis, antecesores del mamut del Pleistoceno superior (Mammuthus primigenius), por un pequeño rinoceronte corredor emparentado lejanamente con el actual rinoceronte de Java (Stephanorhinus etruscus), por un pequeño caballo del grupo que luego dará lugar a las cebras (Equus stenonis), por las más grandes hienas que ha conocido la historia de nuestro continente (Pachycrocuta brevirostris), por elantecesor del lobo (Canis etruscus) y por dos grandes felinos dientes de sable (Homotherium y Megantereon). Pero junto a Allophaiomys pliocaenicus, nuevos inmigrantes asiáticos entraron desde el Este. Este fue el caso de los primeros bisontes que encontramos en este época, asignados al género Eobison, ciertamente más pequeños y gráciles que sus representantes actuales, así como de otros tipos de bóvidosque corroboran las extensión de las estepas en esta época. Por ejemplo, entran en este momento dos tipos de bóvidos diferentes, Praeovibos y Soergelia, emparentados con el actual buey almizclero de Alaska (Ovibos moschatus), así como el primer representante del género Hemitragus, hoy representado por el thar, una especie de cabra de aspecto robusto que actualmente vive en el Himalaya (Hemitragus...
tracking img