Politica criminal alternativa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2321 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
POLÍTICA CRIMINAL

ALTERNATIVA

Fernando Queijo

Cerro Largo, Uruguay, enero de 2011

Hace no mucho tiempo atrás, en un estudio que realicé sobre el Sistema Carcelario Uruguayo, establecía las finalidades del mismo divididas en tres aspectos:
1) Castigo.
2) Protección de la sociedad.
3) Recuperación del delincuente en vistas a su reinserción en la sociedad.

Haciendoreferencia a los dos primeros puntos, establecí claramente la improcedencia de los mismos, que nuestro sistema penal habilita sin la necesidad de pruebas absolutas e irrefutables de la comisión de un delito, echando tierra hasta sobre el derecho natural del ser humano, y poniendo un poder exagerado en manos de un juez o un fiscal.
No voy a insistir en estos aspectos, que no pueden ser sino apoyadosy respaldados por quien realmente se interese por la justicia, y respete los sagrados principios que hace más de doscientos años ya fueron declarados por la Revolución Francesa: Libertad, Fraternidad, Igualdad, y más tarde insistentemente sostenidos en todos los foros, nacionales e internacionales, donde los derechos humanos adquieren el valor que hoy se les atribuye y del que se habla y escribeprofusamente, aunque, lamentablemente, muchas veces no se les reconoce en la hora de la aplicación y ejecución de las leyes y hechos reales.

Hoy pretendo llegar un poco más allá, al comentar sobre nuevas escuelas y doctrinas en materia de Derecho Penal y Criminología, que, poco a poco, se van desarrollando en distintas partes del mundo, reformulando para adecuar a las épocas en que estamosviviendo antiguos conceptos que proceden de las épocas feudales del medio evo.
En el derecho penal, la necesidad de protección del individuo es mucho más intensa que en las otras ramas del ordenamiento jurídico. Ello se debe a que el derecho penal maneja los recursos jurídicos más severos y destructivos, el principal de los cuales es la pena. La racionalidad de la pena depende de que sólo se laemplee cuando es estrictamente necesaria o imprescindible. La necesidad no basta para la legitimación de la pena, pues ésta ha de usarse también en forma proporcional y aplicarse con el máximo de garantías formales y materiales. Lo propio de la pena es penar, esto es, afectar al individuo con ciertas privaciones, regularmente muy graves en su calidad y sus consecuencias. Sólo si la pena sereconoce como un mal necesario, o una “amarga necesidad”, como expresaran los redactores del Proyecto Alternativo Alemán (Hassemer, Winfried – 1984 – Fundamentos de derecho penal; pág.300; Gimbernat, Ordeig – 1981 - ¿Tiene un futuro la dogmática jurídico-penal?; pág. 116) resultan comprensibles los principios político-criminales en que se funda. Asimismo, reconocerla como un mal implica admitirla comoalgo en cierta forma “irracional”, que sólo se torna “racional” con la máxima limitación (Cossio, Carlos – 1954 – Teoría de la verdad jurídica – El principio ”nulla pena sine lege” en la axiología egológica; págs. 297 y 299-300) que justamente conduce al mínimo de derecho penal: menos delitos, menos penas, menos personas alcanzadas por la pena, menos dolor a los penados y más humanitarismo en todoel ámbito del derecho punitivo.
No parece racional ni tampoco apropiado a la dignidad de persona humana que la pena sólo consista en un mal, otra cosa es que lleve como efecto necesario un mal (Bustos Ramírez, Juan – 1986 – Introducción al Derecho Penal; pág.74).
Huelga recalcar que el derecho penal tradicional, conceptualista y garantista a la vez, ha desembocado en un sistema punitivofuertemente conservador y autoritario, que debe ser superado histórica y científicamente en un nuevo esquema social, crítico, liberal y democrático (Bustos Ramírez, Juan – 1982 – Política criminal e injusto; pág.122; Christie, Nils – 1984 – Los límites del dolor; pág. 70).
No obstante que se utilice como último recurso y en la menor medida posible, la pena no deja de ser un mal, y por ende...
tracking img