Predicacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (483 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Vuelve el tiempo del Adviento y adviento es prepararnos para la llegada del Señor, Quien nos hace una llamada insistente a la esperanza, nos dice en este Evangelio que acabamos de escuchar: velen yestén preparados, lo que les digo a Ustedes, lo digo para todos: Permanezcan Alerta.
Y permanecer alertas Hermanos implica estar vigilantes, cumpliendo con las responsabilidades que se nos hanencomendado como madre o padre, como hijos, como abuelos, como hermanos, como vecinos, como compañeros de trabajo, como profesionistas.
Recuerden que es el Señor mismo quien nos recomienda que no dejemosde velar, porque no sabemos el momento de su llegada: “Al atardecer, a media noche, al canto del gallo, al amanecer. Cristo se hace presente en cualquier oportunidad. Necesitamos velar parareconocerlo y acogerlo. El Señor viene. Es el tiempo de la preparación por eso debemos velad como el portero de la casa, como el centinela de la ciudad, como la esposa cuando espera la llegada del amado. Veladporque Dios es sorprendente. El viene siempre, pero no sabemos cuándo, cómo y por dónde. Velad para no dormir, dejando pasar la ocasión del encuentro.
Ahora bien yo les pregunto Hermanos ¿Quéhacemos cuando una persona especial va a visitarnos?
Preparamos la mejor habitación, limpiamos la casa, la arreglamos, buscamos una comida especial, usamos la mejor vajilla para comer.
También esimportante preguntarnos cómo esperamos al Señor?
Vigilantes, cumpliendo con nuestras obligaciones, con un corazón dispuesto para recibirlo o nuevamente llamará una vez más a nuestra puerta y nos encontrarárendidos a lo superfluo, sordos por los ruidos comerciales y por las atracciones del mundo.
Con miedo e inseguridad por la crisis, el desempleo y la violencia que estamos viviendo.
Necesitamoscargarnos de esperanza para que estos escenarios negros que nos acechan los sepamos cambiar o superar desde la certeza de que, el Señor, nos acompaña en todo momento.
No bajemos la guardia, no...
tracking img