Prensa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (779 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
An­drés Me­za Ace­ro, de 20 años de edad, es­tu­dian­te de ba­chi­lle­ra­to, mu­rió al re­ci­bir dos dis­pa­ros de ar­ma de fue­go a que­ma­rro­pa, lue­go de re­ñir con tres in­di­vi­duos en ca­llesde la Co­lo­nia Puen­te Blan­co, De­le­ga­ción Iz­ta­pa­la­pa.

Los san­grien­tos y mor­ta­les he­chos tu­vie­ron lu­gar en el cru­ce de la Ave­ni­da San­ta Cruz y Río Ato­yac, en la men­cio­na­daco­lo­nia, al fi­lo de las 16:00 ho­ras de ayer, cuan­do la víc­ti­ma ca­mi­na­ba por el lu­gar, en don­de tres in­di­vi­duos ya lo es­pe­ra­ban.

Se­gún tes­ti­gos los tres su­je­tos se leacer­ca­ron y co­men­za­ron a ha­blar con la víc­ti­ma que se re­car­gó en un au­to que te­nía el co­fre abier­to, pe­ro se­gun­dos des­pués lo em­pe­za­ron a agre­dir.

Ac­to se­gui­do uno de ellos sa­có deen­tre sus ro­pas un ar­ma de fue­go, la cual ac­cio­nó en por lo me­nos dos ve­ces, ha­cien­do blan­co en la es­pal­da y en los ge­ni­ta­les, lo que oca­sio­nó que­da­ra mor­tal­men­te he­ri­do so­brela má­qui­na del Volks­wa­gen gris, ti­po Poin­ter Gua­yín, con pla­cas del Dis­tri­to Fe­de­ral, que se en­con­tra­ba es­ta­cio­na­do y con el co­fre abier­to fren­te a un ta­ller de fre­nos ycloutch, mien­tras el ase­si­no em­pren­dió la fu­ga co­rrien­do.

Los mis­mos tes­ti­gos die­ron avi­so a las au­to­ri­da­des, por lo que al lu­gar acu­die­ron va­rias uni­da­des de la Se­cre­ta­ría deSe­gu­ri­dad Pú­bli­ca lo­cal, y una am­bu­lan­cia del Es­cua­drón de Res­ca­te y Ur­gen­cias Mé­di­cas (ERUM), cu­yos ele­men­tos cer­ti­fi­ca­ron la muer­te del de­sa­for­tu­na­do jo­ven, quefa­lle­ció con to­do y la mo­chi­la ne­gra que traía col­ga­da en la es­pal­da, ya que re­gre­sa­ba de la es­cue­la.

Por la cer­ca­nía a su do­mi­ci­lio, en po­cos mi­nu­tos sus fa­mi­lia­res fue­ronaler­ta­dos so­bre lo su­ce­di­do, por lo que rá­pi­da­men­te lle­ga­ron al lu­gar en don­de al ver muer­to a An­drés, las es­ce­nas de do­lor y an­gus­tia no se hi­cie­ron es­pe­rar y con gri­tos...
tracking img