Primera guerra mundial

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 55 (13577 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
DOSSIER
Sentados, los tres políticos que manejarían la Conferencia de Versalles: Lloyd George, Georges Clemenceau y Woodrow Wilson. En pie, el italiano Vittorio Orlando, el convidado pobre.

BENEDICTINOS

IMPERIOS
Hace 85 años, capitulaba el Imperio Alemán, cerrando la Gran Guerra, el conflicto más terrible sufrido hasta entonces por la Humanidad. La Conferencia de Paz de Versallesconstituyó un monumento a la venganza de los vencedores. Los enormes cambios políticos y territoriales estuvieron acompañados por grandes transformaciones en las relaciones internacionales, en la economía y en la sociedad. Como consecuencia surgió un mundo distinto, alumbrando el siglo XX.
La capitulación
David Solar
pág. 44

El ocaso de los

Las dificultades de la paz
Rosario de la Torre
pág.52

La caída de las águilas
Julio Gil Pecharromán
pág. 58 43

Alemania, sola, acorralada y agotada

Los Tres Grandes llegan al Palacio de Versalles para iniciar la Conferencia de la Paz, que cerraría la Gran Guerra. De izquierda a derecha,Lloyd George, Georges Clemenceau y Woodrow Wilson.

LA CAPITULACIÓN
Fracasadas sus últimas ofensivas, desbordado por los nuevos ejércitos aliados,el Káiser dimite y se exilia. DAVID SOLAR explica el final de la guerra y las claves de Versalles: el revanchismo y la codicia colonial franco-británicas desbordaron el altruismo y la impericia de Wilson
44

EL OCASO DE LOS IMPERIOS

B

ajo el peso de la superioridad numérica de hombres y cañones, los ejércitos del Káiser cedieron y se quebraron y tras ellos, la población civil, desdehacía tiempo agobiada por el bloqueo inglés, se derrumbó en turbulentas convulsiones. Ocurría que el mundo entero se estaba lanzando sobre ellos en corrientes irresistibles. Les asaltaban millones de hombres, veintenas de millares de cañones, miles de tanques, más la heróica resistencia de Francia y la inagotable fuerza de voluntad británica. Y detrás, las inconmensurables energías de Estados Unidos.“¡Era demasiado!” Así vio Winston Churchill –a la sazón, ministro de Municiones del Reino Unido– el ocaso alemán en la Gran Guerra. En el otro lado de las trincheras, el káiser Guillermo II y el máximo responsable militar del Imperio, el mariscal Paul Hindenburg, sostenían una dramática entrevista: “Estuve el lado de mi supremo señor de la guerra durante aquellas fatales horas. Me confió la misiónde reintegrar el ejército a la patria. Cuando dejé al emperador en la tarde del 9 de noviembre, sería para no volver a verlo más. Se fue para ahorrar a Alemania nuevos sacrificios y para obtener las condiciones de paz más favorables”.

Los Estados Unidos se implican en la Primera Guerra Mundial (postal de la época). La participación norteamericana, aunque tardía, fue decisiva para la victoriaaliada.

Paz sin victoria
¿Qué le había ocurrido a Alemania para llegar a esa situación, cuando sólo cuatro meses antes, a mediados de julio de 1918, amenazaba París? Como resumía Churchill, había varios factores: agotamiento militar y hundimiento de la retaguardia; resistencia de franceses y británicos e intervención de los norteamericanos. Esto último fue determinante. Estados Unidos habíapermanecido neutral ante el conflicto europeo hasta la primavera de 1917, pese a las presiones internas de los lobbies nacionalistas de cada bando implicado en la contienda, que trataban de inclinar la voluntad de Washington hacia su causa, aunque el capital norteamericano y sus exportaciones –preferentemente en favor de Londres, París y Roma– alimentaban la lucha. Esa posición era cada día másdifícil, tanto por las presiones internas como por el castigo que los submarinos alemanes estaban infligiendo a la naveDAVID SOLAR es periodista.

gación, que para entonces, aparte de hundir centenares de mercantes destinados a países enemigos, ya había mandado al fondo del océano tres trasatlánticos de pasajeros, Lusitania, Sussex y Arabic, en los que habían perecido numerosos súbditos...
tracking img