Psicologo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8758 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El sujeto y el otro: la alienación
27 de Mayo de 1964



Si el psicoanálisis ha de constituirse como ciencia del inconsciente convendría partir de que el inconsciente está estructurado como un lenguaje.

De ello he deducido una topología cuyo fin es dar cuenta de la constitución del sujeto.

Ocurre que en una época, ya superada espero, se me objetó que al dar así la primacía a laestructura, descuido la dinámica tan presente en nuestra experiencia -aún se me dijo que logro evadir el principio afirmado en la teoría freudiana de que esta dinámica es por esencia y enteramente sexual.

Espero que el proceso de mi seminario de este año, y en especial el punto culminante al que llegó la vez pasada les demuestre que esta dinámica nada ha perdido en el asunto.

Recalco, para los queestuvieron ausentes la sesión pasada, que he añadido un elemento totalmente nuevo a esta dinámica- ya veremos en lo que sigue, el empleo que le doy.Primero puse el acento en la repartición que constituyo al oponer, en lo que toca a la entrada al inconsciente, los dos campos del sujeto y del Otro. El Otro es el lugar donde se sitúa en la cadena del significante que rige todo lo que, del sujeto,podrá hacerse presente, es el campo del viviente donde el sujeto tendrá que aparecer. Y he dicho que, por el lado de ese ser viviente, llamado a la subjetividad, se manifiesta esencialmente la pulsión.

Por ser por definición toda pulsión, pulsión parcial, ninguna de ellas representa -cosa que Freud evoca de paso para preguntarse si es el amor quien la realiza- la totalidad de las sexualstrebung,de la tendencia sexual, en la medida en que puede concebirse como presentificación en el psiquismo, si es que tiene cabida en él, de la función de la fortpflanzung, la reproducción.

Nadie puede negar esta función en el plano biológico. Pero yo afirmo siguiendo a Freud, que da fe de ello de todos los modos posibles, que esta función como tal, no está representada en el psiquismo. En el psiquismono hay nada que permita al sujeto situarse como ser macho o ser hembra.

El sujeto sólo sitúa, en su psiquismo, sus equivalentes -actividad y pasividad. Y estos nunca lo representan exhaustivamente. Freud llega hasta la ironía de subrayar que esta representación nos es ni tan coercitiva ni tan exhaustiva como podría pensarse -durchgreifend und ausschlieblich-, la polaridad del ser de lo macho yde la hembra lo representa únicamente la polaridad de la actividad, que se manifiesta a través de los Triebe, y la pasividad, que es pasividad respecto de lo exterior, gegen die äusseren Reize.

Sólo esta división -con ello terminé la vez pasada -hace necesario lo primero que puso al descubierto la experiencia analítica- que las vías de lo que hay que hacer como hombre o como mujer pertenecenenteramente al drama, a la trama, que se sitúa en el campo del Otro- el Edipo es propiamente eso.

Sobre esto hice hincapié la vez pasada cuando dije que lo que debe hacer como hombre como mujer, el ser humano lo tiene que aprender del Otro, al respecto evoqué la vieja del cuento de Dafnis y Cloe, fábula que indica que hay un campo último, el de la realización sexual, cuyos caminos, a fin decuentas, el inocente desconoce.

Que la pulsión, la pulsión parcial, sea lo que allí lo orienta, que sólo la pulsión parcial represente en el psiquismo las consecuencias de la sexualidad está representada en el psiquismo por una relación del sujeto que se deduce de algo que no es la propia sexualidad. La sexualidad se instaura en el campo del sujeto por la vía de la falta.

Aquí se superponen dosfaltas. Una se debe al defecto central en torno al cual gira la dialéctica del advenimiento del sujeto a su propio ser en la relación con el Otro -debido a que el sujeto depende del significante y el significante está primero en el campo del Otro. Esta falta retoma la otra falta, la falta real, anterior que ha de situarse en el advenimiento del ser viviente, o sea en la reproducción sexuada. La...
tracking img