Que es le talento humano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1631 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL SECRETO PROFESIONAL, A LA CÁRCEL; por Marc Carrillo López, Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Pompeu Fabra .

El día 14 de junio, se publicó en el Diario El País un artículo de Marc Carrillo López, en el cual, el autor reflexiona sobre el derecho al secreto profesional. Transcribimos íntegramente dicho artículo.
§1011703
EL SECRETO PROFESIONAL, A LA CÁRCEL
“Si no sepuede confiar en que los periodistas mantengan lo que se les dice en confianza, entonces los periodistas no pueden trabajar y no puede haber prensa libre”. Así se expresaba hace pocos días Judith Miller, una periodista de The New York Times antes de ingresar en la prisión de Alejandría, un centro penitenciario cercano a Washington, por orden del juez de la capital federal Thomas Hogan. La razón dela privación de libertad ha sido su negativa a revelar las fuentes de las que disponía en un caso relativo a una filtración de origen gubernamental de una información que ella no publicó, pero que a través del trabajo informativo de otros medios, como la revista Time y su periodista M. Cooper, permitió conocer la identidad de una agente secreta de la CIA. En apoyo a su periodista, el diarioneoyorquino ha argumentado que si Miller hubiese declarado acerca de sus fuentes de información sería “mucho más difícil convencer a un asustado funcionario de que hable sobre fechorías en altas instancias o que un preocupado empleado revele los delitos en su empresa”. Asimismo, el prestigioso diario añadió que los periodistas responsables “asumen que las libertades de la prensa no son absolutas y quedeben ser ejercidas con responsabilidad”, pero “los límites no pueden ser dictados por el capricho del poder”. Es un razonamiento especialmente lúcido y explícito para definir el significado del derecho al secreto profesional de los periodistas en una sociedad democrática. Porque, en efecto, se trata de un derecho que, de acuerdo con la definición adoptada en 1974 por el Consejo de Europa, asisteal profesional de la información a “negarse a revelar la identidad del autor de la información, a su empresa, a terceros y a las autoridades públicas o judiciales”.
Desde luego, y a pesar de lo que de forma simplista o interesada se acostumbra a sostener en sentido contrario, es evidente que el secreto profesional no es una patente de corso para el periodista. El fundamento de este derecho es, enprimer lugar, objetivo por ser la sociedad en su conjunto la destinataria natural del derecho a recibir información, por grave y preocupante que ésta pueda ser para las altas instituciones del Estado o las corporaciones privadas. Y, a su vez, es también subjetivo porque ha de permitir al periodista ejercer el derecho a comunicar información cuando ésta es de interés público, en condicionesprofesionales que permitan garantizar la difusión de una información diligente, esto es, una información suficientemente contrastada, de acuerdo con las normas de la deontología profesional, como así lo estableció el Tribunal Supremo de los Estados Unidos en su ya célebre sentencia de 1964, en el caso New York Times v. Sullivan. Una doctrina que, asimismo, fue adoptada por el Tribunal Constitucionalespañol en su sentencia 6/1988 y que ha hecho fortuna. En definitiva, como apuntaba The New York Times hace unos días, lo que protege el derecho al secreto profesional es una información responsable, no el amarillismo informativo que invoca unas fuentes que muchas veces nunca han existido.
Por tanto, si esta condición se cumple, no obstante, ¿puede un periodista ir a la cárcel por desacato al juez alno difundir la identidad de sus fuentes? En los Estados Unidos es evidente que puede ocurrir. En este sentido, el caso Miller no es un supuesto aislado; así lo prueban también la privación de libertad impuesta en 1974 por un juez del Estado de Nueva York al también periodista de The New York Times Myron L.


Faber y otros casos similares, a pesar de la existencia en muchos Estados de la...
tracking img