Quién rompió las rejas de monte lupo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1260 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿QUIÉN ROMPIÓ LAS REJAS DE MONTE LUPO?

Reseña literaria
Autor: fgonzalez
Historia: Las bases del mundo moderno

FICHA BIBLIOGRÁFICA
Título original: CHI RUPPE I RASTRELLI A MONTE LUPO?
Autor: Carlo María CIPOLLA
Primera edición: Il Mulino, 1977.
Título: QUI VA ARRANCAR LES REIXES A MONTE LUPO?
Traductor: María Josep CUENCA.
Lugar de publicación: VALENCIA.
Editorial: Publicacions dela Universitat de València (PUV)
Año: 2008
ISBN: 978-84-370-7309-5
Nº de páginas: 112.

¿QUIÉN ROMPIÓ LAS REJAS DE MONTE LUPO?

“Iglesia y Estado, Fe y Razón.”. Así comienza Carlo María CIPOLLA la andadura de un pueblo de la Toscana en 1630. “El Estado no es necesariamente el paladín de la Razón y la Iglesia no es necesariamente sinónimo de Fe…” (CIPOLLA, 2008, p 9) Es una declaración deintenciones de lo que narra a continuación en este “ensayo”. Así lo llama el autor de: “Qui va arrancar les reixes a Monte Lupo”, editado por primera vez en el año 1977. Aunque después de leer la obra, he llegado a la conclusión que es algo más que un ensayo. Es una mezcla de ensayo, antropología e historia novelada. Atrapa al lector de tal forma que la multitud de datos que pasan de una hoja a otrano altera su atención, permitiendo seguir la lectura acompañada por los inventarios que aparecen a cada paso.

En ella, el historiador vuelca sus conocimientos de economía e historia llevándonos a una Italia en que la Guerra de los Treinta Años está llegando a su fin, dejando en decadencia a ciudades como Venecia y Florencia, y hace su aparición la peste bubónica, conocida como La Peste Negra.Relacionando los conflictos que surgen entre las estructuras organizativas y sanitarias creadas a raíz de las epidemias para combatir su difusión y las instituciones religiosas.

La asolación que causa la epidemia es significativa, tanto en el campo como en la ciudad, ensañándose en los pequeños pueblos que salpican la comarca, como Monte Lupo, el protagonista de esta obra donde CIPOLLA sitúa lahistoria, a poca distancia de Florencia, amurallado y colgado sobre una pendiente, dominando el rio Arno, con una población no superior a 150 familias (560 habitantes en 1562): “Mayoritariamente, eran personas muy pobres, gente difícil y sin temor de Dios ni de la Justicia”, nos dice CIPOLLA de su población, que entre los años 1630 a 1631 sufrió la plaga con tanta intensidad que quedó diezmada.“La mortandad causada por esta epidemia tanto en el campo como en la ciudad (Florencia) en (1630-1631) trece meses, comprendiendo el campo a una milla, murieron cerca de 12.000 personas” (Revista de Estudios Históricos: Nº 1, 2004) (1).Pero a pesar del cruel ensañamiento con que actúa, siempre aparece en un segundo plano, velada por los innumerables conflictos que tienen lugar entre las institucionesy los lugareños.

El autor describe los estragos que la epidemia provoca en la zona de la Toscana, especialmente en el pequeño pueblo, donde la peste alcanzó antes que a otras poblaciones, llegando a creer:”… que Nuestro Señor tuviese una manía particular a los de Monte Lupo por su mal carácter” (CIPOLLA, 2008, p 23). Y cómo el cierre de sus puertas, por la cuarentena, impiden la entrada ysalida, “…bajo pena de muerte y ejecutados como bandidos si eran encontrados fuera, tanto se tenían pase como si no” (CIPOLLA, 2008, p 51), quedando sus habitantes prisioneros de sus propias calamidades y de sus miserias. Nos muestra unas condiciones de vida que incitan a la rebelión de los montelupinos, recurriendo a la desaparición de las rejas de estas puertas, que sirve de argumento conductor dela historia.

Detalla los enfrentamientos entre los hombres de la Iglesia, para los cuales el origen del desastre era la ira divina (CIPOLLA, 2008, p 19), como el prior Antonio Bontadi de la iglesia parroquial de Monte Lupo, que convoca procesiones con un Santísimo Crucifijo lleno de manchas sanguinolentas (“que ofende la vista”), del cual decía era milagroso, incitando a la gente a rebelarse...
tracking img