Quien se ha llevado mi queso

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (696 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 21 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Quien se ha llevado mi queso? es un libro que seguro que nos suena a muchos. Escrito por Spencer Johnson me impactó en mi etapa universitaria su simple estilo de fábula, su amena lectura (típica enmuchos de los libros de management y de autoayuda) y su significado, que sin duda si lo aprehendemos (nótese la diferencia con aprender) será de ayuda en los momentos difíciles (que siempre llegan).Pues bien, hoy se me ha ocurrido la idea de tratar de comparar este libro, sobre todo enfocado a los negocios, con mundo de la web. Al fin y al cabo, se trata de un negocio, y para muchos una especiede mundo paralelo al real cuya principal ventaja es ampararse si se desea en un relativo anonimato. Por lo tanto, debe de haber semejanzas. Y de eso va este pequeño artículo:
El enfoque en el librooriginal es cómo comportarse, en términos de actitud, ante los cambios en el trabajo y en la vida privada. La vida privada la dejaremos de lado en esta ocasión, o al menos lo dejo opcional paraaquellos que gusten de relaciones virtuales. Pero en la web sí que existen continuos cambios: evoluciones de algoritmos, nuevas tendencias, crisis generales,... modificaciones de las reglas del juegos al finy al cabo.
No me quiero entretener en la historia en sí (aún así contaré algo de ella para centrar a quienes no hayan leído el libro, pero no es imprescindible para entender la idea), sino que mecentraré en los aspectos más determinantes, resumidos en cortas frases que se resaltan en el texto original a modo de Citas Para la Historia.
En la historia, los protagonistas (dos ratones) pensabanque tenían queso para toda la vida en una sala de un laberinto. Lo mismo puede suceder con nuestra vida, que tiene éxito y ni siquiera pensamos que mañana pueda dejar de tenerlo. Pensamos que tenemosvisitas para toda la vida.
Con tanto queso, nuestros amigos ratones se vuelven algo arrogantes, y ni se percatan de que el queso se les va acabando. Simplemente comían, sin hacer nada más; sólo...
tracking img