Racismo y lengua

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 32 (7994 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
RACISMO Y LENGUA EN PUERTO RICO
Autor: Alejandro Trigo, Ph.D.
Historiador/ Sociólogo

"Dña. Margot, ¿quiere que le compre desodorante?"
le pregunta una nuera a su suegra. "¿Para qué?,
¡yo no soy negra!"
De las conversaciones que recuerdo de mi niñez sobre el "escabroso" asunto de blancosy negros en Puerto Rico, la que más vívidamente conservo es la que inició un libro de Estudios Sociales. Ese texto me enseñó que había tenido la dicha de nacer (el cinismo es mío, aunque la sugerencia estaba ahí, indudablemente) en "la Antilla más blanca." ¡Qué de preocupaciones nos quitaba eso a los puertorriqueños! Nada de rebeliones de esclavos en nuestra historia, nada de santerías y fufús(eso llegaría más tarde con los cubanos), y lo que era mejor, nada de conflictos raciales. Después de todo nuestros negros puertorriqueños estaban confinados a esa especie de reservación que se llamaba Loíza Aldea. La tan democrática consigna: "Aquí el que no tiene dinga tiene mandinga", me explicaba tener un tío, primos y una bisabuela negros.
No era asunto que preocupara porque éramos tan niñosmi hermano y yo, ¡faltaba tanto para decidir si mejoraríamos la raza o en su lugar la atrasaríamos…! Mientras llegaba ese momento, mi hermano y yo nos divertíamos marcando como feas y lindas las caras de las niñas retratadas en los anuarios de nuestra escuela. En todos los grupos desde kinder a cuarto año por largos años sólo había una niña negra. Ya desaparecieron los anuarios, pero me atrevo aponer mi propia cabeza en un picador que aunque la queríamos mucho y fue una de las mejores amigas de mi hermano, la marcamos como fea.
Cuando la belleza puertorriqueña se puso de moda, con el triunfo de Marisol Malaret y sus grandes ojos verdes, la Isla decidió tirar las puertas por las ventanas y se trajo por primera vez el certamen a Puerto Rico. El mundo tendría la oportunidad de conocernos…por eso a quien se le ocurrió la idea de incluir en el espectáculo a los Hermanos Cepeda con su espectáculo de bomba y plena quizá no imaginaba a lo que se exponía. Como eran los tiempos en que en Puerto Rico vivíamos entre lisiados, anormales y ciegos porque no nos habían explicado el "political correctness", el revuelo no se hizo esperar. Tanto tambor, tanta gritería, "tanto negro junto… ¡¡¡nosdaría calor!!!”… ( como reza el dicho puertorriqueño). El número de los Cepeda le haría pensar al mundo que éramos una Antilla como Haití o Antigua, y ¿cómo defenderíamos el dato de la Antilla más blanca?? ¿Por qué no Areyto con sus clásicos bailes de salón? Ah… la danza… con sus abanicos y suaves movimientos. Esa conversación, sin duda, le permitió a este país reflexionar, mirarse al espejo. Detodo ese dime y direte una señora que conozco aprendió: "Prefiero ver a mi hija con cuatro velas antes de verla casada con un negro!" Hoy esa misma señora ha visto dos bodas de parientas con negros: ¡¡¡Castigos de Dios!!!
II. El concepto "raza"
En 1938, Tomás Blanco, un intelectual puertorriqueño, publicó un libro titulado El prejuicio racial en Puerto Rico. Es un largo ensayo en el que dilucidael asunto del prejuicio racial en Puerto Rico. El libro no se da en el vacío. Es una respuesta al importante libro titulado Insularismo escrito por uno de los intelectuales más prestigiosos y recordados de nuestro país: Antonio S. Pedreira. Tomás Blanco abre su disquisición con la siguiente aseveración: “En Puerto Rico no sabemos todavía muy bien lo que es el prejuicio racial’’. Podríamosdetenernos en ese “todavía” anunciador de un horizonte de posibilidades discriminatorias, pero prefiero enfocarme en el “muy bien”. Es decir, lo sabemos, pero no del todo. Blanco produjo una contestación más conciliadora al ensayo de Pedreira para quien la raza negra en Puerto Rico era la causante principal de la “confusión” de la fusión de nuestro pueblo. Para describir la “biología” del puertorriqueño,...
tracking img