Reporte

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3677 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ANATOMÍA
DE UN CONEJO HEMBRA

de
Antonia Bueno

(Una mujer sentada frente al público come pipas nerviosa. Intenta escabullir la mirada de los espectadores, mirando a su alrededor cada vez con mayor nerviosismo, en un silencio contenido y tenso. Les dirige por fin, desafiante, su mirada, sin dejar de comer y escupir las cáscaras, hasta que no puede más y se pone en pie)

MUJER- ¡Pero,bueno!... ¿Se puede saber qué miran? ¿Tengo monos en la cara o qué?...

(Vuelve a sentarse y a comer pipas compulsivamente, sin dejar de mirarles con descaro)

Míralos ahí, tan quietecitos... como si estuvieran en la escuela y el maestro les hubiese amenazado sin recreo si se movían o hablaban...

(Suelta las pipas y comienza un verborrea incontenible)

Pues yo no...¡Conmigo no pueden!... No he callado nunca... no voy a callar ahora.
Detesto el silencio. ¡Y odio este lugar!... ¡Detestaría estar donde están ahora ustedes!... Les compadezco... ¡Sí, odio el teatro! Y lo odio, justamente porque en el teatro hay que estar en silencio... Y eso no va conmigo... ¡Quiá!... Eso es algo que yo nunca he podido hacer... Mejor dicho: ¡No he querido!

(Observaal público un breve instante y continúa)

Sí, yo he hablado siempre. Creo que nací hablando... Yo hablaba a todas horas. Hablaba, hablaba, hablaba, hablaba... No importa lo que dijera, lo importante era no permanecer callada... muda... ¡Qué horror! ¿Se imaginan...? No poder hablar nunca... ni una sola frase... ni una sola palabra... ni tan siquiera un miserable sonido, un pequeño sonido...Ma... ma... pa... pa... te... ta...

(Pequeño silencio)

¿Qué?, ¿siguen sin atreverse a abrir la boca?... Bueno, peor para ustedes. No digan que no les he dado su oportunidad... No digan que soy yo quien se lo prohibo.

(Se ríe a carcajadas)

Ustedes se preguntarán por qué estoy aquí... Aunque veo que se lo preguntan... para adentro, sin atrever a preguntármelo a mí...sin preguntar en voz alta.

(Con condescendencia, al uditorio)

Pues miren, no tenía por qué contárselo. Tenía que dejarles que se quedasen con las ganas, para que así la próxima vez aprendiesen a preguntar las cosas... A ver-ba-li-zar.

(Deteniéndose, con seriedad)

Eso es lo que dice mi psicólogo. Y yo le hago mucho caso a mi psicólogo. Me encanta, lo adoro... Bueno,realmente debo confesarles que... ¡Sí, lo confieso! ¡Estoy enamorada de él!

(Observa las reacciones del público)

¿Qué creen?... ¿Qué no se lo he dicho?... Pues, claro que sí. Ya les dije que yo no me callo nada. ¿Cómo voy a callarme algo tan importante?... Si no se lo digo, reviento. ¿Y quieren saber lo que él me contestó?...

(Espera complacida la respuesta del público. Seimpacienta por el silencio)

¡Nada!... Nada de nada. Ustedes son como mi psicólogo. El no me contestó nada, absolutamente nada... Tan sólo se limitó a mirarme, como hacen ahora ustedes...

(Confidencialmente, como si confesara un gran secreto)

Mi psicólogo no habla. ¡No habla nunca! ¿Se imaginan qué tortura?... Sólo me mira... igual que ustedes... Y me escucha en silencio...como ustedes... Mientras yo hablo y hablo y hablo y hablo... Como si estuviese actuando en el teatro... igualito... interpreto un monólogo tras otro... Ya estoy acabando mi repertorio...

(Descubriendo algo importante)

Ahora que, pensándolo bien... a lo mejor no le interesa lo que yo digo... A lo mejor me hace hablar y hablar para que el tiempo pase y él pueda embolsarse un buendinerito... ¡a mi costa!... ¡Claro! ¡A mi psicólogo no le intereso absolutamente nada!...

(Gimoteando)

Nuestro amor es imposible... Ahora lo sé... Y debo decírmelo a mí misma... Aunque duela... No tengo ninguna esperanza... Qué me importa ya la vida, si no es a su lado... Qué me importa hablar si no es él quien me escuche...

(Intentando serenarse)

Oíganme bien. No...
tracking img