El libro como prostituta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 85 (21192 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El libro como prostituta

Escrito por
Daniel Averanga Montiel

Una introducción que no es una penetración

El placer de la creación literaria no es sólo un sentimiento: es una voluntad.
Este ensayo ha sido un trabajo (no quiero decir arduo, pero trabajo de todas formas) de cinco días, pensado durante más de tres años.
Tres años, tratando de plasmar, si se puede, algunas leccionesaprendidas en el campo de las letras (sin protagonismos, y a la vez proponiendo). Tres años extractando, por decirlo así, sistemas lógicos de una sociedad violenta y a la vez inventiva[1], creadora de modelos de desarrollo, todos perfectamente estructurados en el consumo y gasto económicos, y en la deshumanización del sujeto y de la comunidad...
Tres años, por decirlo así, apasionados y quietos,modestos y escandalosos, mal escritos y escritos con urgencia o apuro, y demás etcéteras ligados a la modestia al estilo del Borges oral.
Este ensayo es para usted, sea varón o mujer, de diversos gustos y orientaciones de género; está escrito simplemente para que usted lo lea y lo critique cuanto guste. No es un ensayo técnico (incluso me ha tentado la idea de introducir un cartelito en la primerapágina, con el siguiente postulado: “Yo, el autor y corrector amateur, me reservo el derecho de admisión: no se permiten analistas políticos ni intelectuales ni filósofos de escuelas nuevas o antiguas”; pero como estamos en democracia, mi tentación me la meto en el bolsillo, por no decir en otra parte), ni tampoco es un producto que quiero aplastar en las narices del lector para demostrarle lapoca formación que poseo.
Es un ensayo. Nada más.
La mayoría de los pies de página son comentarios mucho más subjetivos, y no tienen el derecho a ingresar como parte del ensayo en sí. Y aunque al principio me había prohibido incluir una bibliografía al final del libro, porque en cada pie de página se proporcionaba la información suficiente como para corroborar si era mentiroso o no, la puse nomás,y por si acaso, así los lectores no tendrían que verse obligados a revisar de nuevo todo. No pretendo hacerles repetir, sea la tortura o la gracia, de leerme de nuevo. Además de los comentarios vertidos, están los datos personales que me he tomado el tiempo de averiguar: créame si quiere, son parte de la llamada “Investigación al paso”, que he realizado durante las gestiones 2009, 2010 y eltrimestre del 2011. Las visitas a los prostíbulos son resultado de investigaciones “empíricas” que tuve la oportunidad de escuchar de “amigos”.
Sin otra cosa que agregar, vamos juntos por estas páginas y a ver si le gusta lo que lee, o si le hace, por lo menos, preguntarse si Carlos Monsivais es tan malo, o Borges tan sabio.

El autor.

1. La era del deseo.
Los símbolos que caracterizan a unprostíbulo son notorios a la vista; no se necesita leer en un anuncio que allí se encuentran mujeres, pues la unión de dichos elementos es suficiente para traducir el mensaje: allí, desde cierta distancia, se pueden distinguir las luces rojas, como el anuncio del libro de Dante, pero con otra intencionalidad. Más cerca, a escasos metros de la entrada, se pueden distinguir a diversidad de tiposentrando y saliendo, unos nerviosos, otros casi grises o blancos, por alguna razón desconocida; después, casi en el umbral de la puerta de entrada, el visitante de seguro identificará al típico vendedor de cigarrillos que mira de soslayo y sonríe después de mirar así, como si sufriera, continuamente, de ese “tic”, y de fondo, como era de esperar, los oídos del visitante percibirán la música alegre,dispuesta a enredar a los posibles clientes, en el objetivo de dicha institución: el consumo, por supuesto.
Lo curioso, aparte de todo lo ya descrito, es que, no bien el visitante recorre los primeros cinco metros desde la entrada, se topa con una televisión a colores pasando las imágenes que uno desearía aplicar (no obstante, hay que aclarar que se está describiendo lo que el visitante ve, y...
tracking img