Resume- la increible y triste historia de erendira

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1201 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Eréndira es la nieta que había cumplido apenas catorce años, vivía sólo con su abuela en un una mansión en el desierto. Tenían un avestruz raquítico. La nieta atendía a su abuela que necesitaba que la ayudara en todo, por su grandeza. Necesitaba de dos horas al día para arreglar a su abuela. No podía caminar sin recargarse de su nieta. Eréndira era de huesos tiernos y demasiado dócil por suedad. Era sobreviviente junto con la abuela de una familia contrabandista que se llamaba Amadís.
Eréndira hacia todo lo que la abuela le mandara. Tenia la costumbre de quedarse dormida mientras caminaba.
Después de que la anciana mandara a Eréndira, por desgracia durmió con un candelabro encendido, y la mansión quedó en cenizas. La gente que vivía alrededor trató de rescatar los restos deldesastre. Pero no quedó mucho. La abuela inmediatamente comenzó a cobrarle los daños que tenían un costo aproximadamente de un millón de pesos. El medio fue venderla a los hombres.
El primero cliente fue un viudo del pueblo que era conocido porque pagaba a buen precio la virginidad. Comenzaron con un trato de 100 pesos, para la abuela esto era muy poco, intentaron regatear y llegaron a la cantidad de220 pesos con todo y comidas. La niña no tenia el conocimiento, estaba aterrorizada, trataba de escaparse pero el viudo no dejó que escapara.
La abuela siguió vendiendo a su nieta pero cuando no hubo en el pueblo ningún otro hombre que pudiera pagar algo por el amor de Eréndira, la abuela la llevó en un camión de carga hacia otros pueblos. Eréndira tuvo que pagar el viaje haciendo amores con elcarguero del camión. Este encuentro fue una buena experiencia para Eréndira, porque al carguero le gustó ella y ella también gustó de él.
Cuando por fin llegaron al pueblo, a lo lejos se miraba un señor montado en una mula, el hombre era del correo nacional y pagó por los servicios de Eréndira, y divulgó el servicio por todo el pueblo. Con el paso de los meses la abuela fue menos rígida con el pagodel dinero y empezó a admitir que los hombre completaran el pago con medallas de santos, anillos, etc. Cuando la abuela tuvo suficiente dinero, compro un burro y entonces fue posible buscar otros lugares para cobrarse la deuda.
En una ciudad cercana encontró a Ulises, el hijo de un contrabandista holandés. Ulises era un adolescente dorado y con la identidad de un ángel oculto. Él había escuchadomucho sobre ella, y decidió ir a ver. Como ella ya estaba muy cansada, decidió parar esa noche, la abuela lo anuncio a los soldados, que estaban esperando por su servicios, Ulises, como tenia que partir en la madrugada, no quería esperar más, se escabulló en la carpa.
Ella lo encontró, comenzaron a platicar, él le explico que pariría en la mañana a su lugar de origen y quería saber comotrabajaba. Él estaba un poco nervioso, pero al final todo salio bien.

En esa ciudad había una casa de misioneros. Como Eréndira era menor de edad le dijeron a la abuela que querían ponerla bajo su custodia, o tendrían que recurrir a otros métodos. Una noche cuando Eréndira y la abuela estaban dormidas, llegaron unos misioneros y se la llevaron.
Eréndira, no perdió ni una noche de sueño desde que lallevaron al convento. Ella vivía descubriendo otras formas de belleza que ella nunca habia imaginado. Ella fue feliz con las nuevas experiencias.
La abuela intentaba rescatar a la nieta del convento. Ella recurrió a la autoridad civil, pero el alcalde le dijo que no podía hacer nada, los padrecitos, tenían el derecho a quedarse con la niña hasta que sea mayor de edad o hasta que se case. Laabuela buscó ayuda de unos contrabandistas, diciendo que era la Dama de Amadís el grande. Pero el hombre contrabandista con quien ella platicó, no conocía siquiera a los Amadises, ni quiso atravesarse en las cosas de Dios. La solución era pagar a un muchacho de pelo indio 20 pesos para que se case a Eréndira. Cuando a Eréndira le preguntaron cuál era su voluntad libre, ella respondió, que no quería...
tracking img