Saludos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5716 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Moribunda

[una tragedia en cuatro estaciones]

De Alejandro Urdapilleta y Humberto Tortonese

Transcripción desde video por Andrea Di Cione. Las palabras que vienen subrayadas es porque no se entiende lo que dicen. En unos días las entenderemos y corregiremos.

Personajes:
Las hermanas Te Kanawa: Kiri, Karen y Kara.

PRIMER ACTO.

Transcurre en una habitación iluminadaescasamente, decorada con objetos pesados, alfombras y cortinados. Noche tormentosa.
A la izquierda, una mesa de costura y un silloncito. A la derecha, sobre una tarima, una tinaja con agua. La habitación tiene dos escaleras de acceso, una a la izquierda, que da a una especie de entrepiso, y otra a la derecha, que conduce directamente a la habitación de la Moribunda. Por allí ingresa Kara a escena.
Karen,sentada en una silla, la mira. Kara se sienta en la tarima, se descalza, y comienza a lavarse: primero los pies, luego el resto del cuerpo. Karen se acomoda el pelo, y toma asiento en el sillón de costura.

Kara: Karen, Karen, se muere, Karen. Se muere.

[Karen comienza a tejer.]

Kara: Karen…

[Silencio.]

Kara: Me siento rara, Karen. A veces cuando camino por la casa, Karen, sientoque estamos en un sueño. No puedo dormir, Karen. No duermo. Nadie duerme. La vida no es un sueño, Karen. Yo sé que soy superficial, e infantil. Vos has leído mucho más que yo. Has estudiado, has dado cátedras… Yo sólo vivo para escucharla cantar, y ya no canta, Karen. Carilina, ¡carilina! ¿Por qué no nos tocamos, Karen?

[Karen la mira con cara de espanto.]

Kara: Tengo necesidad de tocarte.Déjame que te toque, Karen.

[Se acerca a Karen, le coloca torpemente la mano en la boca y le besa un ojo. Karen bocifera unos sonidos. Forcejean y gritan revolcándose por el suelo. Karen finalmente se la saca de encima.]

Karen: No me obligues a quererte. ¿Pero desde cuándo en esa casa ese tipo de emotividades efusivas?,,, que el besito, y el abracito, y la saliva en la córnea ajena. ¡Quéasco! Pero, ¿qué es lo que pretendés?, eso es lo que quiero saber, ¿qué querés?, ¿absorverme el globo ocular y tragártelo? ¿Eso es lo que querés?
Parecés poseída. Estás poseída. Ya tenés la cara como la de Virginia Luque… ¿Estuviste escuchando la radio? Repito: ¿estuviste escuchando la radio?

Kara: No.

Karen: ¡No me mientas! ¿No te dije mil veces que la podredumbre baja por los cables de laradio? ¿Que se mete en las casas por los resquicios de las puertas como un chiflete? Busca almas débiles, penetra, empolla, enhueva y crea monstruos hijos de la podredumbre. Y vos sos la candidata: vos, poseída inmunda. “Inmundis“, enchastrada, arrastrada, “inmundis“.
Y parece que no quisieras aceptar: ya muere. Hoy se muere. Tenemos que estar atentas a todo: a los catéteres, los emplastes, losungüentos, los ligamentos, el goteo, el bombeo, el sondeo, el conteo… hay que espantarle las moscas, hay que cambiarle las arpilleras… Si hay deposiciones de ella, hay que cambiarla, hay que tratar de que ella no vea sus propias deposiciones. Es elemental.
¿Quién le va a reventar esos sabores gigantescos tornasolados? ¿Vos? No claro, yo, la estúpida, para que me salte el jugo negro en la cara… Unpoco más de dignidad, de secroído, de don de gentes para la tragedia.
¡Hay reglas! Hay un orden, una moral, un civismo. ¡Los hay! Mirá chiquita, te voy a decir algo de mujer a mujer: hay un tiempo para parir, y hay otro tiempo para cagar.

[Karen sube a la habitación de la Moribunda. Baja asqueada y vomitando.]

Karen: En este momento Kiri duerme la siesta. A lo mejor, lo que te voy a decir teva a sonar un poco crudo, pero en esta casa mientras yo, tu hermana mayor, esté con vida y tu otra hermana más mayor siga con vida, se van a respetar los horarios tradicionales. ¡Se acabaron los horarios no se entiende! Se acabaron. Y la siesta es un horario tradicional. En esta casa no ha cambiado nada. ¡Nada!

[Se escucha un trueno. Se enciende una luz en la habitación.]

Karen: ¡Se hizo...
tracking img