Sexo y genero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 32 (7787 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA   CONSTRUCCIÓN   POLÍTICA   Y   JURÍDICA   DEL   GÉNERO.  REFLEXIONES DESDE UNA PERSPECTIVA INCLUSIVA1 Antonio Giménez Merino

1. Introducción: sexo, género y sexismo Convencionalmente, podemos decir que nuestra condición de hombre o mujer se debe a  los caprichos de la biología. Nada sabe el bebé de las ilusiones depositadas por sus padres sobre su sexo (de sus alegrías o frustraciones ante el visionado de las ecografías),  de las políticas de natalidad que pueden haber afectado a su existencia misma, ni del  entorno social que le aguarda y lo que se espera de él según sea “uno” u “otra”. Y no  digamos ya sobre la posibilidad que el estado actual de la ciencia concede a los padres  para elegir el sexo de sus hijos. En su primera andadura por la vida, las personas son inconscientes del componente cultural, social y político de su sexo. Sin   embargo,   todas   las   culturas   han   desarrollado   mecanismos   tendentes   a   que   la  masculinidad   o   la   feminidad   sea   entendida   de   una   determinada   manera  desde   el  principio. Desde la asignación de colores diferenciados en las ropas (el azul o el rosa) o  de juguetes para desarrollar habilidades diferenciadas (el putching­ball  o la cocina de  plástico), hasta las muy diversas y exigentes “pruebas” que los niños y adolescentes  varones   han   de   superar   para   adentrarse   en   el   territorio   masculino   (como   demostrar  arrojo en deporte, compartir vicios de adultos, o mostrar superioridad física sobre las  niñas)  y quitarse así de en medio toda sombra de enmadramiento,  afeminamiento o simple debilidad2. La naturaleza hace ciertamente distintas a las personas, pero es la  sociedad la que inventa esos mecanismos diferenciadores del rol de cada uno, y hay que  preguntarse por qué.

1

 Este trabajo es una versión ampliada del artículo “El género en la Teoría Política y en la Teoría Jurídica: del ciudadano a la persona”, Cuadernos Electrónicos de Filosofia del Derecho, 15/2007. Mi gratitud a los  compañeros  J. R. Capella, J. L Gordillo, A. Madrid, X. Pedrol y a los estudiantes  del Seminario de  Filosofía del Derecho de la UB por sus preciosos comentarios críticos. 2  Del mismo modo que las niñas tienen asignadas tareas de cuidado doméstico desde muy temprana edad,  al   tiempo   que   sufren   la   represión   de   actitudes   asociadas   a   la   virilidad   y   la   asignación   de  un   papel  secundario en relación a sus hermanos varones.

1

Por ahora, es posible establecer una diferencia básica entre sexo y género. Éste último  tiene que ver con la identidad social de las personas3, condicionada por una serie de  mecanismos   culturales   que   las   empujan   a   comportarse   de   una   determinada   manera dentro de una comprensión no neutral de la masculinidad y la feminidad 4. Estos dos  atributos se configuran siempre en tiempos y espacios concretos —por lo que no son  estáticos ni universales, sino que se modulan histórica y geográficamente— y se trata de  modelos   que   siempre   concurren   con   otras   variables   distintas   del   género   como   la  pertenencia   étnica,   la   clase   social   o   la   religión.   (¿Qué   futuro   aguarda   a   una  mujer  extracomunitaria, negra y musulmana que llegue hoy a España en busca de una vida  mejor?). A   pesar   de   las   numerosas   constricciones   sociales   que   rodean   al   género,   los   seres  humanos pueden tomar decisiones personales en torno a él, al punto de cambiar de sexo  cuando su vivencia del género entra en contradicción radical con su sexo biológico. La  práctica   sexual,  por   lo   demás,   forma   parte   de   la   experiencia   subjetiva,   íntima   y  emocional de cada persona, sin que las categorías clínicas y jurídicas que la ciencia ha  modelado para proceder a su clasificación sean suficientes para hallar una explicación  racional a la existencia de distintas familias de afectos y gustos. Así, cuando los juristas ...
tracking img