Sociologia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1201 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Historia del cine español VI: Años 50
Escrito por Emilio C. García FernándezLunes 01 de Septiembre de 2008 13:19
Clásicos del cine


La década de los cincuenta es, sin duda, la década de Bienvenido Mr. Marshall, tal vez porque ninguna película como ella simboliza lo que este periodo quiso ser y no pudo. Son los años de una voluntad colectiva de cambio, pero asimismo los años de una aparentefrustración, transcurridos los cuales era fácil creer que nada había sido posible conseguir, pese a los desesperados intentos por conseguir un cine distinto.
Es la década de las Conversaciones de Salamanca, en las que la apasionada inquietud por el Séptimo Arte culmina en un ideario teórico que trata de prender en la conciencia social y administrativa.
Son los años de Bardem y Berlanga, perolos años también de Ladislao Vajda y de Juan de Orduña, y de Sara Montiel y de Joselito.
Es el ambiguo periodo de tiempo durante el cual el cine español camina desorientado, yendo de un lado a otro. De Surcos a Marcelino, pan y vino, de Muerte de un ciclista a El último cuplé.
La década de los 50 constituye para la cinematografía nacional una larga espera, una etapa de transición en la que elviejo cine, sometido a la tradición, sostiene una industria moribunda, incapaz de renacer a pesar de las medidas proteccionistas que promueve la Administración.
Cuando la posguerra tocaba a su fin, la productora Cifesa intentó mantener viva la llama de un cine patriótico, con un lustre de heroicidad y valor (Agustina de Aragón, 1950, La leona de Castilla, 1951, Alba de América, 1951). El público delmomento agradecía los temas religiosos abordados por Aspa Films (Balarrasa, 1950, La señora de Fátima, 1951,Sor Intrépida, 1952, La guerra de Dios, 1953), explotados por cineastas como Ignacio Iquino (El Judas, 1952), Luis Lucia (Cerca de la ciudad, 1952) y Ladislado Vajda (Marcelino pan y vino, 1954).
Géneros como el melodrama y el policiaco tuvieron su exponente en películas comoBrigadaCriminal (1950), Cielo negro (1951), La laguna negra (1952) y Condenados (1953).
No obstante, el cine que más me interesa durante este periodo es aquel que, sin perder de vista al espectador medio, formula un costumbrismo realista sumamente enriquecedor. Ejemplo de ello son películas como La calle sin sol, de Gil, La honradez de la cerradura(1950), de Luis Escobar, El último caballo (1950), de Neville,Día tras día (1951), de Antonio del Amo y, especialmente, Surcos (1951), de Nieves Conde.
Entre el 14 y el 19 de mayo de 1955, se reunieron a debatir intelectuales, cineastas, críticos y profesionales. Dicha reunión fue el fruto de las inquietudes surgidas entre un grupo de alumnos salidos del Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas, entre los que se encuentraban Juan AntonioBardem, Luis García Berlanga y Carlos Saura. A ello contribuyó el dinamismo de un estudiante de Salamanca llamado Basilio Martín Patino.
Fueron la llamadas Primeras Conversaciones Cinematográficas de Salamanca, en las que se hizo un repaso general al sector. Es conocido que Bardem proclamó que el cine español era, y cito palabras textuales, "políticamente ineficaz, socialmente falso,intelectualmente ínfimo, estéticamente nulo e industrialmente raquítico". Ante ese diagnóstico, es fácil entender lo que vino después.
Previamente al discurso defendido en Salamanca, el cine español ya había ofrecido algunos apuntes de cara a su revitalización temática y creativa. Para nada, o para muy poco, había servido la nueva legislación sobre “protección y regulación de la cinematografía española”promulgada en 1952, pues el cine español necesitaba controlar su propio mercado y abrirse al exterior por medio de la coproducción.
Las líneas que se marcaron insistían en los temas históricos, religiosos, folklóricos (en ello influyeron estrellas de la copla como Antonio Molina, Carmen Sevilla, Paquita Rico, Lola Flores y Lolita Sevilla).
Por su parte, Sara Montiel se convirtió en el símbolo...
tracking img