Teologo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5984 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Origen y Trayectoria Histórica de la Libertad Religiosa en el Perú
Dr. Merling Alomia B-Pastor Adventista
La experiencia peruana en libertad religiosa no ha sido deseable ni mucho menos honrosa; y habiendo estado directamente relacionada con el cristianismo, se torna aún más desagradable. Cuando el 16 de noviembre de 1532 Pizarro apresó al último emperador incaico con traidora alevosíapremeditada y con la absolución impía de Valverde,1 el binomio intolerante de la iglesia y el estado (representado por el sacerdote y el conquistador “cristianos”) se arrogó el derecho de eliminar al vencido proponiéndole un chantaje religioso a fin de evitarle al Inca las penas del infierno, pero no la tragedia del garrote. Indudablemente Atahualpa partió el 16 de julio 1533 al más allá intrigado por unaincógnita insoluble, “vaya cristianismo este, traidor, ladrón, codicioso, chantajista, intolerante y bribón. Es tan esclavisante y sanguinario como el wiracochismo o el pachacamismo, o el intiísmo de mi incanato. ¿Qué clase de ‘apu’ es éste que no honra su palabra y que desde una cruz sólo exige siniestra avaricia?”

De inmediato la intolerancia religiosa se entronizó en el Perú y losconquistados escucharon por siglos las “buenas nuevas” de la conversión obligada por la espada a servir al crucificado so peligro de ser extirpados por un cristianismo intolerante conquistador. Los incas al menos permitían a sus vencidos integrarse al culto del Imperio mientras el panteón de éstos era ampliado y los santuarios eran respetados. De esta manera Inti y Pachacamac podían convivir sino en paz almenos en tolerancia.

La absurda intolerancia se tornó aún más intransigente con el establecimiento de la temida Inquisición y a su sombra nefasta desde 1570 a 1821 la libertad de conciencia fue aplastada sin ninguna misericordia sino con crueldad y zaña bajo el santo y seña de “levántate oh Señor y toma venganza (es decir, aplasta) a tus enemigos”. En el Perú como en la América Colonial al noexistir ninguna fuerza organizada que le hiciera competencia a la Iglesia, la Inquisición estaba demás, pero para justificar su presencia “se dedicó a los lapsos en la moral pública o las actividades políticas de los criollos”.2 Si bien los aborígenes peruanos no fueron considerados aptos para el tribunal de la Inquisición, ciertamente “las campañas para extirpar idolatrías en los siglos XVI yXVII representaron una especie de inquisición para la población indígena”.3 Por otro lado, en general en el Nuevo Mundo, la autoridad episcopal se valió de los auspicios del Santo Oficio, para afirmar sus privilegios debilitando al clero regular y gracias a la Inquisición los obispos reafirmaron su autoridad, asegurando el control ideológico de las órdenes misioneras.4

Entre las primeras víctimasdel primer “Auto de Fe”, realizado en Lima el 15 de noviembre de 1573, fue quemado vivo un artesano francés que se confesó hugonote llamado Mateo Saladé.5 Luego corrió igual suerte Jan Bernal, un sastre flamenco que prefirió la muerte antes que renegar de su fe.6 Otros como Juan Bautista y Juan de León fueron condenados a penas menos severas según el criterio y la crueldad propias de ese tribunalinhumano.7

Pocos conocen que el movimiento libertario liderado por el prócer peruano José Gabriel Condorcanqui, curaca de Pampamarca, Surinama y Tungasuca, estuvo principalmente motivado por principios religiosos arraigados en el evangelio8 que había cautivado el corazón de este valiente peruano que se atrevió a desafiar el oscurantismo intolerante de sus días.9 Pero en ese lejano 1780 ¿que sepodía esperar de conquistadores que eran dirigidos y alentados por una iglesia inquisidora, dominadora y opresora que no aceptaba ni mucho menos quería entender que el derecho de obedecer a Dios antes que a los hombres es inalienable?10 De manera que Túpac Amaru II pasó a la historia como un mero rebelde al status quo político implantado en el Perú por el invasor, y no como un creyente en la...
tracking img