Teoria general del dinero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6059 palabras )
  • Descarga(s) : 25
  • Publicado : 6 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
TEORÍA GENERAL DEL INTERÉS, EL DINERO Y LA OCUPACIÓN John Maynard Keynes CAPITULO 23 NOTAS SOBRE EL MERCANTILISMO, LAS LEYES SOBRE LA USURA, EL DINERO SELLADO Y LAS TEORIAS DEL SUBCONSUMO I POR ESPACIO de unos doscientos años tanto los teóricos de la economía como los hombres prácticos no dudaron que una balanza de comercio favorable tiene particulares ventajas para un país y graves peligros laadversa, especialmente si se traduce en eflujo de los metales preciosos; pero durante los últimos cien años se ha presentado una notable divergencia de opinión. La mayoría de los estadistas y los hombres prácticos en casi todos los países, y cerca de la mitad de ellos aun en Gran Bretaña, cuna del punto de vista opuesto, han permanecido fieles a la antigua doctrina; en tanto que casi todos loseconomistas teóricos han afirmado que la preocupaci6n por tales problemas carece de base, salvo si se adopta un punto de vista muy estrecho, ya que el mecanismo del comercio exterior es de ajuste automático y los intentos de dirigirlo no solo son fútiles, sino que empobrecen a quienes los practican, porque anulan las ventajas de la división internacional del trabajo. Será conveniente, de acuerdo conla tradición, llamar a la vieja opini6n mercantilismo y a la nueva librecambio, aunque estos términos deben interpretarse con referencia al contexto, pues cada uno de ellos tiene un significado amplio y otro restringido. Hablando en términos generales, los economistas modernos no sólo han sostenido que con la división internacional del trabajo se obtienen, [333] por regla general, ganancias quesuperan a las que puede pretender la practica mercantilista, sino también que el argumento mercantilista se basa, de principio a fin, en una confusión intelectual. Marshall, por ejemplo, aunque sus referencias al mercantilismo no carecen totalmente de simpatía, sin embargo no tiene miramiento para su teoría central como tal y ni siquiera menciona lo que tiene de verdad en sus pretensiones, lo cualexaminaré mas adelante.2 Del mismo modo, las concesiones teóricas que los economistas partidarios del libre cambio han consentido hacer en las controversias contemporáneas sobre, por ejemplo, el estímulo a las industrias nacientes o la mejoría de la relación de intercambio, no se refieren a la esencia real del argumento mercantilista, Durante la controversia fiscal del primer cuarto del siglopresente no recuerdo que los economistas hayan hecho concesión alguna al principio de que la protección podría aumentar la ocupación nacional..Quizá lo mas justo sea citar como ejemplo lo que yo mismo escribí. Todavía en 1923, como discípulo fiel y convencido de la escuela clásica que no dudaba entonces de lo que se me había ensenado ni tenía la menor reserva sobre esta materia, escribí: "Si hay algoque el proteccionismo no puede hacer, es curar la desocupaci6n... Hay algunos argumentos- en favor de la protecci6n, basados en que' puede conseguir ventajas posibles pero . improbables, para los cuales no hay respuesta, fácil. Pero pretender curar la desocupaci6n implica la falacia proteccionista' en su forma mas cruda y grosera." 3 Por lo que hace a la teoría mercantilista, mas antigua, no [334]se disponía, de una exposici6n inteligente, y se nos hizo creer que era punto menos que algo sin sentido. Tan absolutamente abrumadora y completa ha sido la dominaci6n de la escuela clásica. II Permítaseme exponer, en primer, lugar, lo que ahora me parece que hay de verdad científica en la doctrina mercantilista. Luego compararemos esto con los argumentos reales de los mercantilistas. Debe tenersepresente que las ventajas que se le atribuyen son declaradamente de carácter nacional y no es probable que beneficien al mundo en su conjunto.

1

Cuando un país esta aumentando su riqueza con cierta rapidez, el progreso que sigue a este estado venturoso de cosas puede interrumpirse, en condiciones de laissez-faire, por insuficiencia de estímulos para nuevas inversiones. Dado el medio...
tracking img