Testimonio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 148 (36845 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo 1: Camino al infierno
En marzo de 1976 mientras oraba en mi hogar, tuve una visita del Señor Jesucristo. Había estado orando en el Espíritu por varios días cuando de pronto sentí la presencia real y verdadera de Dios. Su poder y gloria llenó la casa y una luz brillante iluminó el cuarto donde estaba orando y un sentimiento agradable y maravilloso vino sobre mi.
Habían luces que fluíanen ondas, rodando y doblándose sobre y fuera de si. Era una vista espectacular! Luego la voz del Señor me comenzó a hablar. El me dijo, “Soy Jesucristo, tu Señor, y quiero darte una revelación con el fin de preparar a los santos para mi venida y para restaurarlos a mi justicia. Los poderes de las tinieblas son reales y mi juicio es verdadero.
Hija mía, te llevaré al infierno por mi Espíritu y teenseñaré muchas cosas que quiero que el mundo conozca. Yo me manifestaré muchas veces a tí, sacaré tu Espíritu de tu cuerpo, y te llevaré directamente al infierno.
Yo quiero que escribas un libro y relates las visiones y todas las cosas que te revelaré. Tu y yo juntos caminaremos por el infierno. Haz un registro de estas cosas que fueron, son y están por venir. Mis palabras son verdaderas,fieles y de confianza. Yo soy el que soy, y no hay otro después de mi.”
“Querido Señor,” le grité, “ qué quieres que yo haga?” Todo mi ser quería gritarle a Jesús, para reconocer su presencia. La mejor manera de describir lo que me pasó, fue como que su amor vino sobre mí. El amor que sentí fue el amor más hermoso, sereno, lleno de gozo y un poder que jamás había experimentado.
Comencé a alabar aDios. De momento, quería darle toda mi vida para que El la usara, para así ayudar a salvar a la gente de sus pecados. Sabía, por medio de su Espíritu, que el que estaba conmigo en mi cuarto era realmente Jesús el Hijo de Dios. No puedo encontrar palabras para expresar su presencia divina. Pero yo se, y estoy segura que era el Señor.
“He aqui, Hija mia,” dijo Jesús, “te voy a llevar al infiernopor mi Espíritu para que puedas hacer un registro de su realidad; para que digas a toda la tierra que el infierno es real y para que traigas a los perdidos de las tinieblas a la luz del evangelio de Jesucristo.”
Instantáneamente, mi alma fue tomada de mi cuerpo. Jesús y yo ascendimos fuera de mi cuarto hacia el cielo. Yo me daba cuenta de todo lo que estaba aconteciendo a mi alrededor. Miré haciaabajo y vi a mi esposo y a mis niños dormidos en nuestro hogar.
Era como que había muerto y mi cuerpo había quedado en la cama mientras que mi espíritu iba con Jesús hacia arriba a través del techo de la casa. Parecía como que todo el techo había sido enrollado hacia atrás y yo podía ver a mi familia dormida en sus camas. Sentí el toque de Jesús mientras decía, “No temas; ellos estarán seguros.”El conocía mis pensamientos.
Hasta donde mis habilidades me permitan, trataré de contarles paso a paso lo que ví y sentí. Algunas de las cosas no las entendí, pero el Señor Jesús me dijo el significado de La mayoría de ellas, mientras que otras no me fueron reveladas.
Yo estaba conciente de lo que sucedía en aquel entonces, y ahora estoy convencida de que estas cosas verdaderamente ocurrieron yque solamente Dios me las pudo haber enseñado. Alabado sea su santo nombre. Pueblo, créanme, el infierno es real. Yo fuí conducida alli por el Espíritu, muchas veces aún durante la preparación de este reporte.
Pronto estábamos alto en los cielos. Me di vuelta y miré a Jesús. El estaba lleno de gloria y poder, y una gran paz emanaba de El. El tomó mi mano y dijo:” “Yo te amo; no temas, porque yoestoy contigo.”
Luego, comenzamos a subir aún más alto dentro del cielo, y ahora podía ver la tierra desde arriba. Saliendo de la tierra habían embudos esparcidos en muchos lugares girando en vueltas hasta un punto central y regresando otra vez. Estos se movían en las alturas de la tierra y se veían como un tipo de resorte de hierro sucio y gigantesco que se movía constantemente. Estos subían...
tracking img