Textos filosoficos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 116 (28755 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 3 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
|Antes del nacimiento del sol |
|Friedrich Nietzsche |
||
| |
|[pic] |
| |
|"Si leen el texto de Freud sobre el Presidente Schreber verán que aborda como argumento clínico para la comprensión del susodicho Presidente, la |
|función que jugo, en otro de sus pacientes, la prosopopeya de Nietzsche en su Zaratustra que se llama Antes del Amanecer." "El día entanto día no |
|es un fenómeno, implica la connotación simbólica, la alternancia fundamental que connota la presencia y la ausencia sobre la que Freud hace girar |
|toda su noción del mas allá del Principio del Placer..." |
|De esta manera, Lacan alude a ese campo de articulación simbólica donde seproduce la Verwerfung. |
|Estas citas se encuentran en el Seminario III “La Psicosis”, cap. XI, (Del rechazo de un significante primordial), punto II: “El día y la noche". |
|Con respecto a la alusión de Lacan a "otro de los pacientes de Freud”, está ubicado en "Observaciones Psicoanalíticas sobre un caso de Paranoia |
|(Dementia Paranoide)autobiográficamente descrito". Allí, Freud dice: “Una de mis pacientes que había perdido tempranamente a su padre e intentaba |
|buscarlo en todos los elementos elevados de la Naturaleza, me hizo vislumbrar que el himno de Nietzsche "A la Aurora" daba expresión a igual |
|nostalgia".|
|Se reproduce: |
|Friedrich Nietzsche: "Antes del Nacimiento del Sol", en Así hablaba Zaratustra. Ediciones Siglo XX. Buenos Aires, 1985 (1) |
|¡Oh, cielo extendido sobre mí! ¡Ciclo claro y profundo!¡Abismo de luz! ¡Al contemplarte, me estremecen divinos anhelos! |
|Lanzarme a tu altura: ¡he ahí mi profundidad! Cobijarme en tu pureza: ¡he ahí mi inocencia! |
|En su belleza está velado el dios: así ocultas tus estrellas. No hablas: así me anuncias tu sabiduría. |
|Mudohas surgido hoy para mí sobre el hirviente mar; tu amor y tu pudor se revelan a mi alma hirviente. |
|Bello, has venido hacia mí, velado en tu belleza; mudo, me has hablado a mí, revelándote en tu sabiduría: ¡oh! ¡Cómo no adiviné todos los pudores de|
|tu alma! Antes que el sol has venido hacia mí, el más solitario.|
|Somos amigos de siempre: nuestras penas y el fondo de nuestro ser nos son comunes; el sol mismo nos es común. No nos hablamos, porque sabemos |
|demasiadas cosas: callamos, y por sonrisas nos entendemos. ¿No eres tú la luz de mi fuego? ¿No eres tú el alma hermana de mi inteligencia? |
|Todo lo hemos aprendido juntos: juntos hemos...
tracking img