Valorando nuetstros origenes: mirada desde la araucana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1641 palabras )
  • Descarga(s) : 12
  • Publicado : 22 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Imaginemos que en algún lugar, en algún momento de esta vida te encuentras frente a frente con un mapuche que piensas es mi origen deberíamos cuidarlo y conservarlo o mira esta loco como se viste así. La Araucana es el poema épico más famoso del renacimiento español, consta de tres partes en las cuales cuenta un testimonio de la conquista, es protagonizado por el pueblo español que buscabaconquistar el que hoy conocemos como territorio chileno y el pueblo Araucano el cual buscaba proteger sus tierras y cultura, por lo cual ambos pueblos se dispondrán en un combate mortal, la guerra de Arauco. 
Su autor Alonso de Ercilla y Zúñiga nació el 7 de agosto del 1533 en Madrid. Su infancia la transcurrió en la corte de Carlos V siendo paje del príncipe Felipe, época en la que recibió unaeducación renacentista. En 1556 viaja a América, formando parte de la expedición de García Hurtado de Mendoza y llega a Chile en 1557 donde es testigo de la resistencia indígena la cual plasma en el libro. 
Uno de los temas que plantea el texto es la religión a través de esta somos capaces de darnos cuenta de que la evangelización fue un mecanismo erróneo de colonización utilizado por los españoles parasometer a los indígenas y así conquistar el territorio que hoy conocemos como chileno lo cual llevo a el enfrentamiento bélico entre dos culturas. El cristianismo impuesto por los españoles se basa en un dios en cambio la religión indígena se basa en el respeto a un mundo espiritual diverso, este está completamente ligado al mundo tangible ya que estos forman paralelamente la vida en la tierraespiritual y la tierra material. Dentro de la religión se encuentran distintas figuras que se encargan del culto, el conocimiento y de la celebración de rituales. Ellos veneran a distintas divinidades como Ngenechen , el que gobierna la gente, Negenamapu, dueño y hacedor de la tierra, Alwe, el espíritu de los muertos, Pillan, el dios del fuego, entre otros. 
En la cultura Araucana hasta hoy existendistintas comunidades de las que no todas conservan su lengua, el Mapudungun, ya que deben integrarse a la sociedad hablando la lengua española. A pesar de todas las trabas que han encontrado para su integración en la sociedad chilena occidentalizada, por lo menos intentan salvar lo que más pueden de su cultura a través de rituales, ceremonias y costumbres indígenas. 

Los españoles llegaron aun territorio el cual no les pertenecía, donde había habitantes los cuales tenían distintas creencias y costumbres, por ello vieron a los indígenas como inferiores ya que bajo la civilización española los indígenas no eran cultos, eran seres desmoralizados a los cuales se les debía evangelizar, pero a la vez por parte de la civilización araucana los españoles eran los incultos ya que no conocíantampoco la cultura ni religión Araucana y de todos modos querían arrebatarla. 
¿Qué habría pasado si los españoles hubiesen venido con otra disposición? ¿qué pasaría si ellos hubiesen mostrado algún interés en conocer esta cultura de la cual hay mucho que aprender? 
En vez de tener curiosidad por saber como era la vida en este territorio llegaron imponiendo su religión, su forma de vida, suscostumbres y su cultura discriminando todo lo que fuera distinto. Así los araucanos fueron catalogando de falsos: 
“Usan FALSOS oficios de hechiceros” 
“invocan su furor con FALSAS sectas” (Alonso de Ercilla y Zúñiga, 33) 

A la vez el español quería mostrar a un indígena fuerte, con poder, con agilidad alguien que no fuera menos que ellos, para no parecer débiles ante las derrotas sufridas, y losdescribían de la siguiente forma: 

“Son de gestos robustos, desbarbados, 
bien formados los cuerpos y crecidos, 
espaldas grandes, pechos levantados, 
recios miembros, de nervios bien fornidos; 
ágiles, desenvueltos, alentados, 
animosos, valientes, atrevidos 
duros en el trabajo y sufridores 
de fríos mortales, hambres y calores.” (Alonso de Ercilla, 34) 

Si nos preguntamos cual...
tracking img