Variados

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (784 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
OSSERVATORE ROMANO, diciembre 2011

La tentación de reducir la Navidad

Julián Carrón Presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación Sería difícil encontrar unas palabras más adecuadas quelas del profeta Sofonías para describir nuestra humanidad y tener una mirada adecuada sobre nosotros mismos en este momento de la historia del mundo: «Regocíjate, hija de Sión, grita de júbilo,Israel». ¿Por qué? Con todo lo que está pasando en el mundo, ¿qué motivo tenemos para alegrarnos? El primer impacto que me han provocado estas palabras es la sorpresa por cómo el Señor nos mira. Su miradalogra ver cosas que nosotros no seríamos capaces de reconocer si no participáramos de su misma mirada sobre la realidad: «El Señor ha cancelado tu condena». Es decir, tu mal no es la última palabrasobre tu vida; la mirada que normalmente tienes sobre ti mismo no es la justa; la mirada con la que te reprochas continuamente no es verdadera. La única mirada verdadera es la del Señor. Y justo poresto podrás reconocer que Él está contigo: se ha revocado tu condena, ¿de qué tienes miedo? «Ya no temerás». Una positividad inexorable domina la vida. Por ello – continúa el pasaje bíblico –, «no temas,Sión, no desfallezcan tus manos». ¿Por qué? Porque «el Señor, tu Dios, en medio de ti, es un guerrero que salva». No hay otra fuente de alegría que ésta: «Él se goza y se complace en ti y se alegracon júbilo como en día de fiesta» (Sof 3, 14-17). El Evangelio atestigua que este pasaje no se ha quedado en meras palabras, sino que se ha cumplido: en el Niño que María llevaba en su seno estaspalabras se hicieron carne y sangre. Lo recuerda de manera conmovedora Benedicto XVI: «La verdadera originalidad del Nuevo Testamento no consiste en nuevas ideas, sino en la figura misma de Cristo, que dacarne y sangre a los conceptos: un realismo inaudito» (Deus caritas est, 12). Y fue un hecho tan real en la vida del mundo, que Isabel, nada más recibir el saludo de María, sintió que la criatura...
tracking img