Venezuela de 1830 a 2005

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2311 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
En una mirada de conjunto a la historia política de Venezuela desde 1830 hasta hoy podríamos comprobar, –si no como una constante histórica, al menos como un fenómeno altamente recurrente– el ejercicio de la presidencia de la república por "hombres fuertes", auto convencidos de ser portadores de una suerte de "misión providencial" para salvar a la patria en un momento de aprieto y, de de trechoen trecho, el pueblo puso en ellos sus esperanzas para superar momentos difíciles en la vida colectiva de la nación. Todos esos gobernantes "salvadores" no han querido ver los elementos positivos o los balances favorables del tiempo inmediatamente precedente y han pretendido que con ellos comenzaba "una nueva historia". Como bien señaló en una ocasión don Mario Briceño Iragorry, "Venezuela harenacido tantas veces como regímenes personalistas ha soportado". Llegados al poder por las vías de hecho (o, a veces, con apariencias de vías de derecho) todos esos "refundadores" recurrieron al hecho de apuntalar sus ejecutorias con constituciones fabricadas ad hoc, en función de sus personales intereses, para construir un "soporte legal" a lo que no se puede llamar de otra manera que "unaautocracia". En otras palabras, aproximadamente el 80% del tiempo republicano, (1830-2005), en Venezuela ha dominado lo que yo llamaría el "mesianismo constituyente", es decir la presencia de caudillos o de líderes que se han creído destinados para "salvar a la patria", en un momento de crisis compenetrados con la convicción personal –rayana con la megalomanía– de que... "antes de mí era el caos… ahora yoencarno la revolución." Tal vez la excepción a esta circunstancia sea Juan Vicente Gómez pues, si bien él y los "doctores positivistas" que apuntalaron ideológicamente su régimen, estaban convencidos de que "antes de Gómez era el caos", nadie pretendió justificar la dictadura como una "revolución" ni una "nueva historia" sino más bien como la "rehabilitación" de un país, harto ya de "revoluciones",que sólo aspiraba a que se satisficieran las necesidades que anhelaba el sentimiento colectivo, sin distinción de clases: "Unión, Paz y Trabajo".
Para justificar legalmente este simplismo ideológico, los congresistas le fabricaron a Gómez siete constituciones. Así, este autócrata resulta ser, en toda nuestra historia, la máxima expresión del mesianismo constituyente del que venimos hablando,pues en ningún otro gobierno, hasta hoy, se ha visto tal servilismo para "legitimar" las decisiones personales de "Jefe único".
Lo cierto es que todos hegemones que pretendieron disimular su egocentrismo haciendo que el autoritarismo por ellos crearon quedase –según la cursi expresión de Guzmán Blanco– "revestido con el manto de la constitución y de las leyes". La concepción caudillista opersonalista del gobierno se tradujo en constituciones, "fabricadas" a prisa –por parlamentos serviles– a la medida de las ambiciones e intereses personales de "el salvador" de turno y de la camarilla que le adula, que le sirve y se enriquece.
Un elemento común en la historia de estos "salvadores" es que todos, tarde o temprano (salvo Gómez), sufrieron el exilio y murieron en el olvido, es decir,fracasaron estruendosamente en su propósito de perpetuar su memoria como reales benefactores de la patria.
El trinomio "Hegemones, constituyentes y fracasos" comenzó en 1830. Páez fue el primer hegemón y "salvador" de la república contra las supuestas "ambiciones monárquicas del dictador Bolívar". Pero se debe reconocer que su hegemonía fue más de prestigio que de imposición forzosa. Siendo elcaudillo más prestigioso del momento, no implantó un gobierno caudillista sino una autocracia disimulada dentro de un ambiente de formalidad constitucional y de libre deliberación republicana, por lo menos hasta 1846. Pero también su intento de "salvar a la patria" mediante la dictadura durante la guerra federal en 1861, le valdría el tener que morir en exilio.
Después el caso se repite a nuestro...
tracking img