Vida rural

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1734 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tierra y agua son un binomio inseparable en la vida rural, no sólo porque son la base de la agricultura, la ganadería, la silvicultura y la producción de traspatio, sino también por su estrecha relación con el acceso a estos recursos.
La tendencia a la mercantilización de la tierra ha conducido a la pérdida de las tradiciones comunitarias de libre acceso a las fuentes de agua. El registro depredios impulsado por el Programa de Certificación de Derechos Ejidales y Solares Urbanos (Procede) generó un mercado del agua que condiciona el uso de los pozos, manantiales y arroyos al pago de derechos a los dueños de la tierra. Y si el acceso a las fuentes de agua es limitado para los campesinos, lo es aún más para las mujeres rurales porque son propietarias de la tierra en una proporción muchomenor que los varones: sólo una de cada cinco ejidatarios y comuneros es mujer y 18 por ciento tiene una parcela individual. Las mayores responsabilidades económicas de las mujeres en el campo no han sido acompañadas por un aumento proporcional en su propiedad de la tierra y, por consiguiente, por un mayor acceso al agua.
La escasez no es pareja. En México 14 millones de personas carecen de aguapotable para consumo humano dentro de su vivienda y deben obtenerla mediante el acarreo desde diversas fuentes. El problema no es uniforme para toda la población. Mientras en las zonas urbanas 93.8 por ciento de los hogares tiene acceso al líquido, en las rurales sólo el 67 por ciento. Las cifras se polarizan cuando se consideran las variables de pobreza y marginación. Por ejemplo, unainvestigación realizada en los Altos de Chiapas, muestra que sólo 9.55 por ciento de la población tiene agua dentro de la vivienda, con un rango que va de 57.9 por ciento para el municipio de San Cristóbal de las Casas hasta el 0.74 por ciento en Larráinzar.
La calidad de vida al interior de los hogares –urbanos y rurales– depende, en gran medida, del acceso a los servicios. La falta de agua se convierte entrabajo extraordinario. De acuerdo con las encuestas de uso del tiempo, el acarreo de agua significa en promedio una carga de trabajo adicional de tres horas semanales para los hombres y tres horas y media para las mujeres. En algunas comunidades de los Altos de Chiapas las mujeres reportaron que destinan entre dos y seis horas diarias a la obtención del líquido en tiempo de secas.
Vida digna estambién salud. Si se combina la irregularidad en el acceso al agua con los agudos problemas de contaminación que aquejan a muchas de las aguas superficiales y subterráneas en el país, los resultados son enfermedades de diverso tipo. Las deformidades pélvicas y de columna, así como el reumatismo degenerativo están asociados al acarreo del agua, en tanto que enfermedades gastrointestinales, de lapiel e infecciosas tienen que ver con consumo o contacto con agua contaminada o de mala calidad. El cuidado de las personas enfermas en los hogares aún es parte de las tareas que se asignan a las mujeres, de acuerdo con los roles de género tradicionales. En otras palabras, contar con agua en la casa de las familias campesinas o carecer de ella determina cuántas horas de trabajo tiene el día de unamujer rural.
Gestoras del agua. Esto explica por qué las mujeres son las gestoras por excelencia de los servicios de agua potable y drenaje de sus comunidades. Sin embargo, su capacidad de gestión no se transforma automáticamente en capacidad de decisión. Una interesante investigación realizada por Edith Kauffer, también en Chiapas, encontró que sólo 4.16 por ciento de los mil 129 comités de aguatienen representación femenina, uno por ciento de los cargos existentes está en manos de mujeres y sólo dos mujeres ocupan el puesto de mayor jerarquía. En el desempeño de las actividades de reproducción social que realizan, las mujeres enfrentan limitaciones que se profundizan con los problemas de escasez del líquido y otros fenómenos asociados a la llamada crisis del agua.
Pero las mujeres ya...
tracking img