A mi que me importa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 40 (9836 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
~ Antonio Cruz Cárdenas
  Grandes Oradores Colombianos ~
Augusto Ramírez Moreno
“... El partido conservador no puede postrar
y deprimir, ni odiar lo que es tan colombiano,
tan nuestro, tan actual y tan histórico y tan
lleno de gérmenes de porvenir. Santander amaba
el reglamento y el inciso...”
Augusto Ramírez Moreno nace en Medellín, en 1900 y se traslada con su familia a Bogotá en1911. Hace el bachillerato en el colegio de San Bartolomé y estudia Derecho en Santa Clara. Se gradúa en 1922 y al año siguiente funda el grupo de Los Leopardos, llamado así por Ramírez Moreno quien piensa en los felinos de un circo que visita a Bogotá. La insurgencia de Ramírez Moreno, José Camacho Carreño, Eliseo Arango, Silvio Villegas, Fidalgo Hermida, es el renacimiento de la juventudconservadora en la liberal Bogotá, que comienza con la oposición al recién posesionado Olaya Herrera, anticipándose a las campañas de Laureno Gómez. Hace una pausa en su contradicción con motivo del conflicto armado colombo-peruano en 1932 y se convierte en el tribuno popular patriota, que exalta a las multitudes.
Superada la pugna internacional, pero reafirmado su prestigio oratorio, vuelve alantiolayismo, actitud oposicionista que se extiende al gobierno de Alfonso López. Después de 1937 entra en pelea con Laureano Gómez y ello es parte de una división conservadora que se prolongaría con los años. Ramírez Moreno es frentenacionalista y como tal es ministro de Gobierno de Alberto Lleras en 1960. Muere en 1974.
Testimonio de su modo de ver la historia es su discurso de 1940, en Cúcuta,en el centenario de la muerte de Francisco de Paula Santander, a quien un sector del conservatismo considera “liberal”:
* * *
“La Historia no abdica”. Su cetro es la vida y su corona el tiempo. La mentira no prevalecerá sobre ella: Jesús es Hijo de Dios y transita sobre un collar de milagros aun cuando se retuerzan los agnósticos. La mentira es el polvillo del instante y ligeramente corre ydesaparece arrastrada por él. La Historia es “una ciudad situada sobre un monte”.
Francisco de Paula Santander, “el héroe de la Administración Americana”, como lo llamara Bolívar en su lengua deslumbradora y única, es Historia de Colombia que no puede esconderse porque es basílica de estadistas, criba de renegados, ciudad de hechos gigantes, población de sonosos campanarios, plomo de lasbalas y tenor de las leyes.
¿Qué hizo este hombre, cuándo lo hizo y dónde? La posteridad ha dado respuesta a esas preguntas con palabras transmutadas en bronce, que envuelven a Santander como una mortaja donde la vida no se apaga sino que tiene crepitación de hoguera. Ese nombre es desde hace cien años alado dardo de metal que horada el tiempo con la rigidez fulgidora de un cometa; y cuandonuestras cabezas hundidas en el polvo rían su frenética y silenciosa carcajada sobre el anónimo esqueleto, Francisco de Paula Santander continuará lleno de luz, alzado –como las estrellas– en el aire.
Donde no era posible hacer el orden, Santander lo instaura; donde la Administración habría sido sólo un nombre entre la anarquía espontánea, Santander esculpió un método gobernado por losfuncionarios. Los mandatos, las exigencias y las previsiones marchaban a lomo de bestia, por escarpados caminos, sobre distancias irrevocables y si una orden telegráfica llegada a tiempo y por lo menudo explicada, ocasiona yerros de interpretación y cóleras y desastres, cuánta paciencia y previsión y magnanimidad serían precisas al “Héroe de la Administración Americana” para que las cosas marcharan y paraque los hombres cumplieran. Si con personal versado y culto las equivocaciones no se evitan, qué decir del funcionario impreparado de los días granadinos y del rigor, la claridad, la constancia y el orden que eran precisos en ese Comodoro de nuestra burocracia que estaba a su cabeza, porque era el más apto y el más puro, y porque Bolívar lo quiso. Levantar dineros, reunirlos y enviarlos, sostener...
tracking img