Aloe vera, la planta que cura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 60 (14825 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Marc Schweizer

La planta que cura
Tradución Anna-Maria Ascolies

Aloe Vera

APB

Doy las gracias a
Anna-Maria Ascolies, Steve Brooks, Abel Donnard, el Dr. Emile Jaccard, Ed Maykut, Jean Moisset, Ernest Schürmann, Denise Spühler, Alfred Theodor, Laurence et Marie Tual, y el Doctor Oskar Zimmermann por la gran ayuda y los consejos que me han dado a lo largo de la redacción de esteestudio. También he consultado “The Silent Healer”, de Bill Coats y “Docteur Aloès” de Robert Dehin, la única obra en lengua francesa que tenga autoridad en la materia. Ver también la bibliografía utilizada al final del volumen.

APB
235, rue du Faubourg St. Honoré 75008 PARIS (France) – Tel : (33) 01 42.27.14.89 e mail : schweizermarc@wanadoo.fr schwmarc@club-internet.fr Copyright 1994 by APB &Marc Schweizer Derechos Reservados ISBN 2-912978-02-5

Marc Schweizer

ALOE VERA
La planta que cura
Tradución Anna-Maria Ascolies

APB

Aloe vera la planta que cura

ALOE VERA
el doctor en maceta de Cristóbal Colón

Aloe vera (Linneo) o Aloe barbadensis (Miller)

Aloe vera la planta que cura

ADVERTENCIA

L

a historia varias veces milenaria del áloe es tan cautivadora comouna novela de aventuras. Conocida desde siempre por su belleza misteriosa, su elegancia salvaje, sus propiedades terapéuticas legendarias, fue considerado como un dios en algunas civilizaciones. En el antiguo Egipto, el áloe fue la planta cuya “sangre” ofrecía la belleza, la salud y la eternidad. Formaba parte del ritual de embalsamamiento y acompañaba al faraón en su viaje hacia el otro mundo.Para los emperadores de la China mítica, las espinas curativas del áloe personificaban a las uñas sagradas de la Divinidad. En cuanto a los Indios del Nuevo Mundo, el áloe formaba parte de las 16 plantas sagradas adoradas como dioses. En Africa, los camelleros nómadas lo llamaban el “lirio del desierto”, los americanos “the silent healer” o “Doctor Aloe”, los rusos “elixir de larga vida”, etc. Estepequeño manual no tiene la pretensión de ofreceros un estudio exhaustivo de las virtudes y de los poderes del áloe. Esta planta mágica aún nos reserva probablemente muchas más sorpresas. Amiga del hombre al igual que el trigo o el olivo, plantas nutritivas, el áloe es por excelencia nuestra planta medicinal. En los Estados Unidos, en Japón, en Rusia, en China, el áloe tiene decenas de millones deadeptos, a menudo entusiastas, y existen innumerables publicaciones al respecto. En Francia, a pesar de haber sido uno de los primeros países europeos en reconocer las virtudes medicinales del áloe, los mandarines de la ortodoxia medicinal impidieron durante mucho tiempo que se publicaran estudios científicos que tratasen el tema de forma seria.

(*) = Ver léxico de la página 59. (1) = Notas enla parte inferior de la página.

5

Aloe vera la planta que cura

Aloe vera

E

l aloe vera, así denominado y descrito por Linneo, y el aloe barbadensis descrito por Miller, así como el aloe vulgaris de Lamarck, son una misma y única planta. Actualmente la clasificación botánica oficial se ha decantado por el nombre de aloe barbadensis para el áloe medicinal mientras que aloe vera quedacomo la denominación corriente que vamos a adoptar en este estudio. El asunto del “nombre” se complica aún más por el hecho de que Miller también había descrito y bautizado como “aloe vera” a un áloe que no tiene nada que ver con el de Linneo, y que no parece poseer ninguna de las propiedades medicinales de la planta descrita por el botánico sueco. De ahí surgieron innumerables confusiones ydisputas entre expertos... El aloe barbadensis (o aloe vera de Linneo) alcanza una altura media situada entre 60 y 90 cm. Sus hojas, de 40 a 50 cm de largo, adornadas con púas, tienen una anchura de 6 a 10 cm en la base. Las hojas del áloe están revestidas por una cutícula* (capa protectora) cuyas estomas* filtran el aire y el agua. Bajo esta membrana se halla una primera dermis* celulósica, que...
tracking img